Jueves, 14 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

La justicia da la razón al Ayuntamiento en torno al dinero incautado a los anteriores gestores de la piscina

CIUDAD RODRIGO | Los antiguos gestores reclamaron el dinero que se incautó por las deficiencias de la instalación y por la no realización de algunas mejoras
Imagen de la piscina de Ciudad Rodrigo que aún conserva Esan en su página web

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Salamanca ha dado la razón al Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo en la demanda presentada contra ellos por los antiguos gestores de la piscina climatizada, Esan Mantenimiento y Gestión Deportiva (llevaron las riendas entre 2009 y 2013)

La citada empresa decidió recurrir a los tribunales después de que la Junta de Gobierno Local del Consistorio mirobrigense rechazase, en 2014, el recurso que presentaron en el propio Ayuntamiento solicitando que se revocase la decisión de incautar ciertas cantidades económicas por los desperfectos que tenía la instalación cuando dejaron la gestión y por la falta de realización de algunas mejoras a las que se comprometieron cuando asumieron la gestión.

Concretamente, Esan reclamaba que se les devolviera la parte de la fianza depositada en su día que incautó el Ayuntamiento (casi 19.000€), y que se les abonase la cantidad que faltaba de la última mensualidad, casi 7.000€, que tampoco se pagaron para cubrir los gastos de reparación que se iban a generar y como compensación por la falta de realización de las mejoras.

La situación en la que quedó la piscina fue plasmada en un informe de 70 páginas elaborado por la empresa G&As Consultores, concretamente por Emilio Fort Ruiz, redactor en su día del proyecto de instalaciones térmicas de la piscina. Como ejes, señalaba tres puntos negativos: una incorrecta ejecución por parte de Esan de las prestaciones contempladas en el contrato de gestión; la no realización de parte de las mejoras e inversiones ofertadas y el ocasionamiento de daños en las instalaciones.

En aquel informe también se expresaba que había “graves deficiencias de mantenimiento de las instalaciones y una indebida asistencia técnica”, concluyendo que la piscina “ha estado abandonada tanto en la práctica (es decir, sin personal de mantenimiento cualificado), como formalmente, sin el contrato de mantenimiento y sus condicionantes reglamentarios, cuestiones que en principio pensamos recaen sobre Esan”.

Tras la desestimación “íntegra” de la demanda presentada por parte del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Salamanca, Esan Mantenimiento tiene todavía la posibilidad de recurrir la sentencia.