Jueves, 14 de diciembre de 2017

Las averías mecánicas en carretera aumentan un 12,5% en este año

Por tipo de problemas, batería y neumáticos ocupan los primeros puestos, según el barómetro de RACE
Las revisiones de vehículos reducen el riesgo de accidente o fallo en carretera

El verano es, sin duda, concentra la mayor intensidad de tráfico en las carreteras españolas, siendo también uno de los momentos de mayor riesgo. Y es que, según se desprende del rómetro de averías del Real Automóvil Club de España-RACE, durante 2016 (en concreto, entre enero y mayo) se ha producido un aumento del 12,5% de las averías mecánicas en carretera. Por tipo de problemas, batería y neumáticos ocupan los primeros puestos.

Durante el pasado verano (meses de julio y agosto) se realizaron más de 129.800 asistencias en carretera, muchas veces derivados por problemas mecánicos relacionados con la temperatura. En este sentido, los desplazamientos estivales muestran otro tipo de averías menos frecuentes durante el resto del año, como fueron los errores en el repostaje (986 casos en estos dos meses), perder la llave de seguridad de las tuercas de las ruedas (160 casos), olvidar las llaves en el maletero (220 casos) o en el interior del coche (2.200 asistencias).

Ya en 2016, el estudio de las más de 252.500 asistencias realizadas por el RACE en los cinco primeros meses del año muestra un aumento del 12,5% de las averías mecánicas, consolidando una tendencia que se viene observando en los últimos años. Un correcto mantenimiento y una revisión, reducirían el riesgo de sufrir un desfallecimiento mecánico.

Revisión del vehículo

Ante un desplazamiento de largo recorrido en el que vamos a someter a nuestro vehículo a un esfuerzo mayor, debemos realizar una rápida revisión, teniendo en cuenta unos puntos básicos de control. Así, conviene comprobar el estado de los neumáticos, como la profundidad del dibujo, y la presión de los mismos (sin olvidar la rueda de repuesto); nivel de líquidos del vehículo (aceite de motor, refrigerante, frenos, dirección…); el estado de la dirección y frenos y el estado y ajuste en altura del alumbrado.

Hay que verificar que llevamos algunos elementos necesarios en caso de avería como linterna, juego de lámparas, gato, tuerca de seguridad y llave por posible pinchazo (y herramientas), triángulos de pre-señalización de peligro, chaleco reflectante y, por supuesto, el teléfono de contacto de la asistencia en viaje. Una avería en carretera supone un problema y un riesgo, tanto para el conductor como para los ocupantes durante el viaje. Para en un lugar seguro, ponte el chaleco, coloca triángulos y llama a tu compañía de ayuda en carretera o mediante la App para que te localicen rápidamente.

Un vehículo correctamente mantenido y revisado mejora la seguridad, reduce las probabilidades de sufrir un accidente por fallo mecánico, y responderá mejor ante un incidente.