Lunes, 18 de diciembre de 2017

El carrito de las pipas de la calle Concejo

“Pocos eran los salmantinos que en sus paseos diarios al centro de la ciudad, en especial a la plaza, no tuvieron la tentación de pararse en este lugar para comprar sus deliciosas pipas recién tostadas y calentitas”
Tradiciones que solo se mantienen en el recuerdo de la memoria

Un carrito con forma de locomotora de tren, es lo que no hace muchos años nos encontrábamos en la calle Concejo al entrar en la Plaza Mayor, pero como otras muchas cosas de esta ciudad, con el tiempo y los cambios, también desapareció.

Pocos eran los salmantinos que en sus paseos diarios al centro de la ciudad, en especial a la plaza, no tuvieron la tentación de pararse en este lugar para comprar sus deliciosas pipas recién tostadas y calentitas.

Otra de las delicias que se vendían eran los cacahuetes y las patatas asadas que en invierno a la vez que las degustabas te calentabas las manos en esos fríos días en los que paseando y dando vueltas a la plaza, siempre tenias la confianza de encontrarte algún amigo que seguramente también llevaba sus pipas, cacahuetes o su patata asada en las manos.

También se podría encontrar otra máquina de las ricas pipas en los Portales de San Antonio, frente al café Villarrosa, lugar también muy cercano a la plaza y que por desgracia también desapareció.

Poco va quedando de estas tradiciones que muchos añoramos con nostalgia, pero la vida moderna así lo requiere y habrá que adaptarse a sus cambios.

En la galería de imágenes que adjuntamos de la calle el concejo, la ya desaparecida máquina de las pipas.

Esperanza Vicente Macías

  • Un punto de encuentro para los salmantinos