Martes, 12 de diciembre de 2017

El SUP denuncia la falta de efectivos para garantizar la seguridad ciudadana en verano

Califican de “alarmante” la situación y de “insostenible” si un solo funcionaria se diera de baja
Vehículo de la Policía Nacional en una céntrica calle de Salamanca

La llegada del verano deja a Salamanca bajo mínimos en cuanto a seguridad ciudadana. Así lo ha denunciado el Sindicado Unificado de Policía (SUP). “Ya lo advertimos a primeros de año, pero lo que no preveíamos es que la situación llegara a ser tan grave”, añadiendo que “durante los meses de julio, agosto y septiembre, el número de patrullas que atenderán las llamadas de emergencia de los ciudadanos, mantendrán la Seguridad Ciudadana y se ocuparán de la prevención de los delitos serán insuficientes”.

“Esto en el mejor de los casos, ya que si un solo funcionario sufriera una baja, le surgiera un asunto familiar grave o cualquier otra circunstancia por la que no pudiera prestar servicio durante ese turno, la situación sería totalmente insostenible para poder atender los requerimientos de los ciudadanos”.

Tres son, a juicio del SUP, las causas que han llevado a esta “alarmante situación”. La primera, “y más grave, la disminución de efectivos policiales que se viene produciendo año tras año y que hace que el número de agentes esté muy por debajo de lo aconsejable”. A la vez que el nivel de alarma antiterrorista ha ido subiendo, recordar que en España nos encontramos actualmente en el nivel 4 de 5, “el número de policías ha ido bajando, llegando a ser inaceptable la situación actual”.

La segunda causa, “el cambio de turno de trabajo que se abordó en abril y que el SUP ya advirtió que sería inviable y, por último, la pésima gestión de la Jefatura de la Plantilla que, desoyendo las recomendaciones de los sindicatos ha acabado de sumir la plantilla en el caos”.

Y al tiempo que “estamos sumidos en este caos por falta de personal, hemos de soportar el lastre que supone el servicio de vigilancia del edificio de la calle Sancti Spíritus, un edificio que no presta ningún servicio a la ciudadanía, caro de mantener, prescindible totalmente y que de cerrar, como ha pedido este sindicato, supondría un policía más de turno, que aunque pueda parecer poco, dadas las circunstancias sería un gran apoyo para el servicio de calle”. Desde el SUP no descartan que “si la situación sigue empeorando, alguno de los servicios que la Policía Nacional presta a los ciudadanos tenga que suprimirse o cuando menos reducirse drásticamente”.