Sábado, 16 de diciembre de 2017

OCU advierte que mantener una segunda vivienda para vacaciones cuesta 1.800 euros anuales

Los gastos de comunidad son el capítulo más importante para los propietarios de una segunda vivienda

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha analizado los gastos anuales que suponen el mantenimiento de una segunda vivienda destinada a las vacaciones. Para ello ha hecho un análisis de los gastos reales  de dieciocho segundas viviendas situadas en la costa española. La fotografía es muy reveladora de lo que supone mantener esa segunda casa: una media de 1.791 euros anuales. Un resumen de los resultados de este análisis se publica en el número de julio de la revista Dinero y Derechos editada por OCU.

En su análisis, OCU ha tenido en cuenta los gastos de 18 viviendas de 77 m2 situadas a lo largo de la costa española. Los gastos de comunidad son el capítulo más importante para los propietarios de una segunda vivienda. Oscilan entre los 200 y 1.140 euros anuales, dependiendo del tamaño y los servicios de la urbanización. De media suponen 634 euros en los casos analizados. Además hay que hacer frente al pago de los suministros, agua, gas y electricidad, aunque la vivienda esté vacía la mayor parte del año. El gas supone 76 euros, el agua 216, aunque depende mucho de las zonas y  por último la electricidad alcanza los 292 euros anuales y es por ello el gasto más importante. OCU aconseja so reducir al máximo la potencia contratada para reducir la factura.

OCU advierte  a los consumidores que también hay que tener en cuenta los impuestos anuales correspondientes, que varían dependiendo del municipio. El más importante es el IBI, con una media de 276 euros; aunque en este caso también hay grandes variaciones en su análisis OCU ha detectado  un IBI de hasta 600 euros. Además el IBI  los dueños de viviendas deben hacer frente la tasa por recogida de basuras que cobran muchos  ayuntamientos y que supone de media 117 euros al año.

A estos impuestos hay que añadir el IRPF. A la hora de hacer la declaración de la renta, los propietarios deberán tributar por esa segunda vivienda. De esta forma, tendrán que incluir como ingresos el 2% del valor catastral o el 1,1% si este se revisó en 2015 o en los diez años anteriores. A modo de ejemplo por un piso en Benidorm de 75.000 euros de valor catastral, el propietario deberá declarar el 2% de esa cantidad 1.500 euros como ingreso.

Además de todos los señalados con anterioridad, OCU advierte a los consumidores sobre otros posibles gastos: desde averías de electrodomésticos a las averías propias de la vivienda, pasando por derramas de la comunidad. OCU recuerda a los consumidores que deben tener en cuenta la posibilidad de un seguro de hogar: el gasto medio es de 180 euros anuales. OCU aconseja en este caso estudiar contratarlo con la misma compañía que la vivienda habitual, pues es probable  que ofrezca un descuento.

Una de las posibilidades que tienen los propietarios de una segunda vivienda, para compensar los gastos que les supone, es ponerla en alquiler. Sin embargo, OCU advierte igualmente acerca de la dificultad cada vez mayor de alquilar la vivienda en cuestión: muchas autonomías tienen nueva regulación para las llamadas “viviendas con fines turísticos” que obligan al propietario a cumplir una serie de obligaciones. En muchas comunidades autónomas se obliga a realizar una “declaración responsable” ante la Consejería de Turismo que servirá para tener controlado cualquier alquiler de la vivienda. También se  deberá garantizar que dispone de licencia de ocupación y que la casa cumple unas mínimas condiciones, como habitaciones con ventilación exterior, ropa de cama o muebles suficientes. La gestión de estos añadidos puede llevar a requerir la ayuda de una agencia, lo que añadiría otro gasto más.

Por último, OCU aconseja a los consumidores que estén pensando en adquirir una segunda vivienda que tengan en cuenta los gastos de adquisición, que para el caso de una vivienda nueva el IVA es del 10% y el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales de una de segunda mano oscila entre el 6% y el 10% , según la comunidad autónoma. Además, hay que añadir los gastos de notaría, registro y posiblemente comisiones de agencia. Por ello recomienda a los consumidores que estudien bien sus necesidades y repasen sus cuentas con calma. Existen opciones diversas de cara a las vacaciones y que suponen menos gastos que la adquisición y mantenimiento de una segunda vivienda.