Jueves, 14 de diciembre de 2017

La tramontana descoloca a Tudanca ante los suyos

Sorprendió que, en la ronda previa de consultas realizada por Pedro Sánchez, el secretario de los socialistas de Castilla y León, Luis Tudanca, se alineara con la tesis de la presidenta balear, Francine Armengol, partidaria de que en el caso de que Rajoy fracase en su intento de investidura, el PSOE intente una mayoría alternativa (se entiende que de signo progresista). Lo que es una postura lógica en Armengol -que gobierna con el apoyo de Podemos- causó extrañeza en Tudanca, que en Castilla y León anda a la greña con los de Pablo Iglesias.

“Es un producto de la tramontana, que en determinadas épocas del año altera las mentes”, llegó a decir el presidente de Aragón, Javier Lambán, sobre lo expresado por Armengol. Algo que no cambió la opinión de Tudanca, quien ironizó afirmando que “será que la tramontana también sopla en Burgos”

El caso es que ese alineamiento balear de Tudanca no es compartido por una buena parte del PSOE en Castilla y León, varios de cuyos notables lo dejaron de manifiesto durante el debate abierto en el seno del Comité Federal. Iba de suyo que la secretaria provincial de Palencia, Miriam Andrés, que respira por la herida de Julio Villarrubia, se desmarcara de la posición del secretario autonómico, cargando las tintas contra el mal resultado electoral y urgiendo la convocatoria del congreso federal pendiente de celebrar.

Lo que ha llamado más la atención es que la propia presidenta autonómica del PSOE, Soraya Rodríguez, ahondara en línea con Eduardo Madina en los malos resultados del partido, ello además de dejar claro que el lugar que le corresponde ahora a los socialistas es el de liderar la oposición. Por su parte, el secretario del PSOE leonés, Celestino Rodríguez, se descolgó planteando la necesidad de fijar expresamente una postura de no colaboración con Podemos, mientras el soriano Carlos Martínez abogó por tener un “plan b” para evitar que el PSOE pase por ser el responsable de unas terceras elecciones.

Si se tiene en cuenta que antes del Comité Federal otro secretario provincial, el salmantino Fernando Pablos, contemplaba como una de las opciones la abstención a la investidura de Rajoy, parece evidente que los socialistas de Castilla y León sintonizan en distintas longitudes de onda.

Para algunos, estas discrepancias presagian ya los distintos alineamientos que se producirán cuando se convoque el congreso federal del PSOE, y no digamos cuando llegue después el congreso autonómico.