Martes, 12 de diciembre de 2017

Casi 300 familias han recibido atención a través del programa de protección a la infancia y a la familia en 2015

El 33% de las familias atendidas se encontraba en situación de riesgo moderado, mientras que la situación del 67% de las familias restante era de riesgo grave

Casi 300 familias han recibido atención en 2015 dentro de los cinco programas dirigidos a proteger a la infancia y los núcleos familiares en la provincia puestos en marcha por la Diputación de Salamanca

El Programa de Apoyo a Familias, dirigido a núcleos familiares residentes en la provincia con menores en situación de riesgo o desamparo, así como a familias con déficit de habilidades para el autocuidado y la cobertura de necesidades básicas, atendió a 100 familias y 196 menores a lo largo del año 2015.

De acuerdo con los datos facilitados en la Comisión de Bienestar Social celebrada ayer viernes, en este programa, que desarrollan cuatro equipos de apoyo integrados por un psicólogo y dos educadores familiares, cada uno, repartidos por toda la provincia, se atendió a un promedio de 69 familias al mes, con la media de 1,96 menores por familia.

El 33% de las familias atendidas se encontraba en situación de riesgo moderado, mientras que la situación del 67% de las familias restante era de riesgo grave.

Por otro lado, desde la Diputación de Salamanca también se emprendieron otras actuaciones de apoyo a las familias  de tipo preventivo y de economía de recursos dirigidas a familias con perfil de riesgo leve en las que se atendieron a un total de 110 familias.

Con relación al Programa de Atención Prenatal y de Primera Infancia, dirigido a mujeres embarazadas –adolescentes o jóvenes sin apoyos familiar, económico, laboral o social, de minorías étnicas, inmigrantes sin apoyo del entorno, mujeres con estilos de vida incompatibles con el cuidado adecuado de su embarazo… –, ofreció atención a 12 familias.

El programa Educar en Familia, cuyo objetivo es desarrollar actividades y conocimientos en los padres que permitan una adecuada atención a los hijos y prevenir posibles situaciones de desprotección, se desarrolló en 33 sesiones grupales de las que participaron 47 familias.

Los adolescentes de 12 a 16 años, especialmente jóvenes desfavorecidos socialmente y con menos oportunidades para desarrollar sus capacidades, son los protagonistas del programa Construyendo mi Futuro, en el que participaron 22 jóvenes en situación de riesgo.

Respecto a la Red Centinela de Protección a la Infancia, que actúa ante situaciones de dificultad social motivadas por carencias materiales de necesidades básicas detectadas en los ámbitos de Educación Infantil y Primaria y en Sanidad (hasta los 14 años), se atendió a dos menores pertenecientes a dos familias.