Lunes, 11 de diciembre de 2017

Condenado el ex ecónomo que le salió rana al papa Francisco

Evidentemente mal influenciado -dicen que por el cardenal Rouco Varela- el papa Benedicto XVI decidió en 2011 fichar como experto en finanzas al que durante 20 años fuera ecónomo de la diócesis de Astorga, Lucio Vallejo Balda, quien saltó así de la diócesis maragata nada menos que a Prefactura de Asuntos Económicos del Vaticano.

En su larga estancia en Astorga, Vallejo había demostrado tanta habilidad en la gestión financiera como escasos escrúpulos a la hora de buscar la máxima rentabilidad de los dineros administrados. Suya fue la iniciativa de promover desde el obispado maragato una sicav, el sistema de inversión utilizado por las grandes fortunas para tributar lo menos posible a Hacienda: Naujirdam Invesiones, anteriormente denominada Vayomer, constituida con un capital de 7 millones de euros controlado en un 97,26 por ciento por la diócesis astorgana.

A la llegada de Jorge Berglolio a la Santa Sede, un confiado papaFrancisco le confirmó como secretario de la dicha Prefactura y de la comisión investigadora de los organismos económicos y administrativos dela Santa Sede (COEA), constituida para investigar la gestión de las intrincadas finanzas vaticanas. Año y medio después, el pasado 1 de noviembre el ex ecónomo astorgano fue detenido por la policía vaticana como presunto autor de la filtración de documentos secretos. Nacía el caso Vatileaks 2, que estalla a raíz de la publicación de un libro en el que dos periodistas italianos desvelaban información confidencial sobre las finanzas vaticanas.

En su declaración ante el Tribunal de primera instancia, Vallejo reconoció el pasado mes de marzo haber facilitado a uno de los periodistas las claves que le permitieron acceder al sistema informático del Vaticano y descargar los documentos reservados divulgados en el libro. El ex ecónomo alegó en su defensa que accedió a dicha filtración presionado por la ex relaciones públicas Francesca Chaouqui, integrante asimismo de la COEA.

Pese a que la fiscalía vaticana había pedido tres años y un día de prisión para Vallejo, la sentencia dictada por el Tribunal ha reducido la condena a 18 meses, la mitad de los cuales ya ha cumplido al haber permanecido recluido desde que estalló el escándalo. En todo caso, la fulgurante carrera eclesiástica del ex ecónomo de Astorga ha tocado a su fin.