Miércoles, 13 de diciembre de 2017

“Veo que evoluciono, veo que mi toreo no está tocando techo”

Juan del Álamo vuelve al ataque. El torero salmantino se enfrentará el domingo a un encierro de Pedraza de Yeltes en la Feria del toro de Pamplona. Sin duda, una cita crucial en una temporada en la que lleva dos orejas consecutivas en Madrid –en la goyesca y en la corrida de la Prensa- y en la que necesita el tercer zambombazo para que fructifique su hazaña. A pesar de todo y de su falta en algunas Ferias. Paseará en el coso navarro junto a Curro Díaz e Iván Fandiño. Esto narra antes de su compromiso.

Juan, ¿cómo se encuentra tu mente y tu cuerpo antes de pisar, un año más, una plaza de la importancia de Pamplona?

Me encuentro bien, en un momento de mucha madurez, además la temporada tiene una importancia tremenda por lo que pasó en Madrid. Por todo ello estoy muy motivado e ilusionado. Ahora mismo estoy con todas las ilusiones puestas y con muchas ganas de refrendar ese gran momento en el que me encuentro.

Dos orejas se sumaron, en el mes de mayo, al rosario de apéndices que llevas cortados en la plaza de Madrid sin conseguir una Puerta Grande que ya se está convirtiendo para Juan del Álamo en un mito, ¿qué repercusión moral y contractual han tenido esas tardes?

Esa tarde, especialmente en la segunda, hubo momentos muy interesantes, muy buenos. También me sentí muy querido y valorado en algunos puntos de la faena por parte de la afición de Madrid. Ha sido importantísimo para seguir en la lucha que llevo. Puntuar en Madrid siempre es muy bueno e importante de cara a la temporada y esa oreja ha tenido un valor importante.

Conoces la corrida de Pedraza perfectamente porque eres torero de la casa, ¿qué virtudes tiene ese hierro y cómo es el encierro?

No suelo ver las corridas antes de torear, aunque sin querer siempre ves alguna foto. No es como otros años, que he ido con alguna ganadería que apenas conocía. Con Pedraza siempre he tenido desde mis comienzos un entendimiento importante. He cuajado toros. Por ese lado voy a Pamplona con un poco más de seguridad, un hierro que a priori y por cercanía y entrenamientos conozco un poco más. Digamos que he visto nacer y crecer esa ganadería, la conozco mejor que otras ganaderías.

Está cambiando el concepto de Juan del Álamo, ¿en qué lo notas?

Creo que estoy evolucionando. De hecho creo que estoy en el momento bueno porque veo que mi toreo no está tocando techo, tengo muchas cosas que decir y aparte de todo eso estoy creciendo a nivel artístico y profesional bastante. Hace falta que se vea reflejado en la plaza.

¿Sientes que es una injusticia que algunos sectores taurinos y empresariales te eliminen de la baraja de toreros jóvenes que estáis empujando con fuerza?

Bueno, a lo mejor sí lo siento, pero realmente hay que reconocer que hay una baraja importante de toreros jóvenes que puntúan fuerte. Mientras tanto, es lo que toca. Esta es una carrera de fondo y esto puede dar muchas vueltas porque sigo teniendo fe en mí mismo.