Lunes, 18 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

La Avenida de Yurramendi incorpora un badén para devolver el doble sentido a Sefarad

CIUDAD RODRIGO | El doble sentido se recuperará cuando se terminen de implantar una serie de “medidas correctoras”

Operarios del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo estuvieron trabajando en la mañana del miércoles en la construcción de un nuevo badén en la Avenida de Yurramendi con el objetivo final de poder devolverle el doble sentido de circulación a la Avenida de Sefarad en el tramo comprendido entre las confluencias de la citada Avenida de Sefarad con la calle La Báscula y la Avenida de Yurramendi.

Este badén se ha construido en el paso de cebra que une el Kiosco de Madera con el Centro Comercial, siendo una de las medidas indicadas por la Policía Local para dar su visto bueno a que la Avenida de Sefarad recupere la doble dirección en el citado tramo, que se perdió el pasado mes de noviembre.

Con el badén, el objetivo es que los vehículos que suban por la Avenida de Yurramendi rebajen su velocidad de forma obligatoria y así “asegurar el cruce”, en palabras del concejal de Obras, Domingo Benito, que se acercó a media mañana del miércoles al punto donde se estaba construyendo el badén, al igual que el alcalde Juan Tomás Muñoz.

Las obras de la mañana del miércoles requirieron un cambio provisional en el tráfico rodado: la Avenida de Sefarad, en el tramo entre la Avenida de Yurramendi y la calle San Albín, invirtió su sentido habitual, para que así los vehículos pudieran acceder al centro histórico por las Puertas de Amayuelas.

Como otras “medidas correctoras” en la zona –así las definió el Ayuntamiento el pasado mes de mayo-, en los próximos días se colocará un espejo en la esquina opuesta al Centro Comercial, para que los conductores tengan mayor visibilidad, y además, se van a pintar líneas de señalización de tráfico en el suelo en la zona del cruce de ambas avenidas.

Precisamente, cuando esté colocado este espejo y la nueva señalización en el suelo, será cuando se vuelva a permitir que los vehículos que suben por la Avenida de Sefarad desde la Avenida de Portugal lleguen hasta la Avenida de Yurramendi y no tengan que desviarse a mitad de la subida hacia la calle La Báscula.