Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Los resultados del 26-J no devolverían la mayoría absoluta al PP en CyL

¿Cómo quedaría el hemiciclo de las Cortes de Castilla y León si en unas hipotéticas elecciones autonómicas se reprodujeran los mismos resultados del pasado de los comicios generales del pasado 26 de junio?

“El topillo” ha querido dar respuesta a esta pregunta y, calculadora en mano, ha aplicado la Ley D’Hont en las 9 circunscripciones provinciales, resultando que, pese a su repunte electoral del 26-J, el PP mantendría exactamente los 42 escaños, ni uno más ni uno menos, de que dispone en el Parlamento Autonómico. Ganaría un procurador por León (seis en lugar de 5), perdería otro por Palencia (tres en lugar de cuatro) y conservaría la misma representación en las otras siete provincias.

Por el contrario, las demás fuerzas políticas registrarían notables variaciones. El PSOE perdería un procurador en cinco provincias (León, Salamanca, Ávila, Segovia y Soria), manteniendo 20 de los 25 obtenidos en mayo de 2015. Unidos Podemos pasaría de 10 a 12, al entrar con un procurador en Ávila y con otro en Soria. Y, sorprendentemente, sería Ciudadanos el partido que daría un mayor salto, al duplicar sus cinco procuradores actuales, sumando uno más en Valladolid, León y Salamanca y estrenando sendos escaños por Palencia y Segovia.

La cosa cambiaría si los 84 procuradores de las Cortes se eligieran en una circunscripción única para toda la comunidad autónoma. En ese supuesto el PP perdería la mayoría absoluta, al bajar de 42 a 39 escaños. El PSOE seguiría perdiendo 5, lo mismo que en la extrapolación por provincias. Podemos se adjudicaría 13 escaños (tres más de los que tiene ahora) y Ciudadanos saltaría de los cinco actuales nada menos que a 12.

Los 31 diputados del Congreso elegidos en esta comunidad autónoma el 26-J también se repartirían de forma muy diferente en esa hipotética circunscripción única de Castilla y León. El PP tendría 15 en lugar de 18, el PSOE 7 en vez de 9, Podemos subiría de 3 a 5 y Ciudadanos, que ha pasado de 3 a uno, sumaría 4 diputados. Con todo lo cual queda claro que no es tanto la regla D’Hont como el ámbito de la circunscripción provincial el factor que distorsiona hasta extremos escandalosos la traducción en escaños del voto ciudadano expresado en las urnas.