Jueves, 14 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

Concurrido inicio de las fiestas del Santísimo con un pregón especial

BOADA | Los pregoneros, los niños Ángel Luis Gallego y Vega Plaza, presentaron la bandera del municipio después de un divertido desfile de carrozas 

La carroza del circo contó con todos sus intérpretes, desde los payasos a los forzudos / CORRAL

De momento todo apunta a que la modificación en el calendario de las fiestas del Santísimo ha traído a Boada más público. Por encima de lo que solía ser habitual en años anteriores, la plaza de la localidad se mostraba bien repleta de público para presenciar el comienzo oficial de las fiestas, una tarde-noche del sábado que arrancaba con el tradicional desfile de carrozas protagonizado por las peñas.

Un barco lleno de pequeños piratas, un circo completo con todos sus protagonistas habituales, el automóvil de los Simpson o el divertido paseíllo de las mujeres de La Encina Verde fueron algunas de las parodias de este desfile, al que ponía fin la carroza con la Corte de Honor de las fiestas.

A continuación, el alcalde de Boada, Matías Garzón, se dirigía a los asistentes para felicitar las fiestas y recordar a las instituciones que en los pueblos también vive gente y que merecen como mínimo el mismo trato que los que lo hacen en las ciudades, poniendo como ejemplo de futuro y prosperidad este municipio, aún con un gran número de niños que corren por sus calles.

Y tras la intervención del alcalde llegarían dos momentos especiales, la imposición de bandas a la Corte de Honor, y el extraordinario pregón que a modo de dos presentadores realizaron los niños Ángel Luis Gallego y Vega Plaza, que presentaron al público la bandera de Boada y dirigieron una clase magistral sobre la interpretación del escudo del municipio, además de parodiar el concurso Pasa Palabra poniendo a prueba los conocimientos del alcalde sobre Boada. El broche a esta jornada lo pondrá una verbena con el grupo SMS.

Este domingo, 3 de julio, estará dedicado al Santísimo, misa y procesión por las calles con bendición de altares y los niños nacidos en el último año, unos actos que estarán amenizados por los sones del Mariquelo. Ya entrando la noche se celebrará un convite-cena a base de jamón y queso para coger fuerzas de cara a la segunda verbena, en esta ocasión con el grupo Festival.