Sábado, 16 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

El calor marca la larguísima sesión de carreras de pitbike minimotard

CIUDAD RODRIGO | Roberto Belloso acabó en lo más alto del podio tras una larga tarde de competición, incluida una final que requirió de tres salidas

El intenso calor fue el protagonista de la larguísima tarde de carreras (de 16.30 a 21.15 horas, contando el podio) que se vivió en la zona del Mercado de Abastos y la Glorieta del Árbol Gordo de Ciudad Rodrigo como evento central de la X Concentración Mototurística Internacional de Los Clandestinos.

El evento volvió a consistir en una exhibición de pitbike minimotard, similar a la que tuvo lugar el pasado mes de septiembre, para lo que se empleó el mismo circuito, que fue preparado principalmente a partir de la hora de comer por Los Clandestinos, una vez cerró sus puertas el Mercado de Abastos. En esta ocasión, según apuntó un miembro de la organización, se distribuyeron 700 neumáticos a lo largo del circuito, además de otros cuantos elementos de protección.

A la hora del desarrollo de la exhibición, se establecieron tres categorías de pilotos: Iniciados, Medios y Rápidos, que para empezar tuvieron dos tandas de entrenamiento por categoría. A continuación, se disputó la semifinal de cada grupo, con varias plazas en juego para la final. Aquellos moteros de los grupos medios y rápidos que no se metieron directamente en la final disputaron una ronda de repesca en busca de las últimas plazas.

En torno a la final, fue necesario dar hasta tres salidas, ya que en la primera se adelantaron varios pilotos, y en la segunda, un piloto se cayó de forma aparatosa, quedando cruzado en el circuito  (aunque por fortuna sin consecuencias graves). A la tercera fue la vencida, aunque en este caso también hubo una caída en los primeros metros –el piloto caído, uno de los locales, se quejó de que le habían tirado-, aunque no impedía que siguieran pasando los pilotos.

En la carrera se impuso Roberto Belloso, seguido de Javier Mateo y Jonathan Martín en el podio, y completando la clasificación, Francisco Javier Sanmartín, Agustín Martín y Pedro Vegas Ratero. Concluida la carrera, todos ellos dieron una vuelta especial en solitario para recibir el aplauso del público congregado en el circuito, que estuvo colocado durante toda la tarde en lugares estratégicos buscando la sombra (por ejemplo en la zona de la marquesina de la Glorieta del Árbol Gordo, en los aledaños del centro comercial, o en el Parque de Los Tilos, donde hubo una exposición de motos clásicas).

Como clausura de la larga tarde, tuvo lugar la entrega de premios, en la que la organización hizo regaló unos obsequios a todos los participantes en la exhibición. En esa entrega hubo algunos ausentes, incluido un piloto que había tenido que acudir al Centro de Salud por lo que parecía una fractura de clavícula tras una caída. A los tres primeros se les hizo entrega de sus respectivos trofeos, así como a la fémina participante en la prueba, Tamara Hernández.

Tras la entrega, Los Clandestinos se pusieron manos a la obra para desmontar el circuito lo antes posible, e irse a cenar hasta la zona del Paraje, desde donde partió a medianoche la clásica ruta nocturna con bengalas.