Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Íñigo Sánchez-Urbina: “Lo difícil de ser ganadero es mantenerte ahí cuando estás abajo”

El hierro de Sepúlveda de Yeltes volverá mañana a la primera plaza del mundo para que José Manuel, Curro Durán y Daniel Menes los lidien

Mañana volverá a Madrid una de las vacadas históricas que, desde la década de los 40 del pasado siglo, ha sido bastión importantísimo del campo bravo español. El hierro de Sepúlveda de Yeltes volverá a la primera plaza del mundo para que José Manuel, Curro Durán y Daniel Menes lidien unos animales que, como cuenta su ganadero, "han tenido picos y valles a lo largo de su historia, pero lo difícil ha sido mantenerse cuando se estaba en nivel bajo”.

Íñigo Sánchez-Urbina siente el toreo en su corazón y lo expresa con sus palabras. Así lo refleja en una entrevista previa en la que narra, antes de lidiar mañana en Madrid, que "volvemos con muchas ilusión y muchísimo trabajo. Estamos intentando darle más bravura al a ganadería y esperemos que los hermanos, que se lidian el domingo, se parezcan a las hermanas”.

En cuanto a la morfología de los animales que saldrán mañana se refiere, el ganadero comenta que "el novillo que va a salir es una corridita de toros, lo que pasa que con tres años, mucho más bajitos y astifinos. Es lo que se requiere en Madrid. Viene a ser una corrida con tres años. Esperemos que tenga movilidad y que sean prontos”.

Esta semana pudo ver en su finca actuar en un tentadero a los tres novilleros anunciados, José Manuel, Curro Durán y Daniel Menes, y afirma el propio ganadero que los vio preparados para dar el paso venteño: "La toma de contacto fue positiva. Se han ido muy ilusionados todos. Todos llegamos a Madrid con pocas oportunidades, por lo que la falta de rodaje se va notando. Ellos tienen muchísima ilusión”.

La historia de la ganadería remonta a 1942, "y en ella ha habido muchos picos y muchos valles. En los años 60 estábamos en todos los carteles, luego tuvimos un valle y remontamos otra vez. Las ganaderías son una fuente que tienen muchos surtidores. La afición y el tiempo hacen mucho, subes y bajas. Lo difícil es mantenerte cuando estás abajo, no perdiendo la afición”, comenta Sánchez-Urbina.

Sobre la camada de esta temporada, Íñigo afirma que "tenemos tres novilladas, debido a que hemos reducido mucho la ganadería. Hemos dejado 100 vacas, todas ellas excelentes. Los refrescamientos han sido buscando las familias en ganaderos amigos y esperamos conseguir un fruto pronto. En el campo al menos los tenemos, esperemos conseguirlos en la plaza. Siempre es un continuo trabajo, de afición y de humildad la historia de una ganadería. Es cierto también que el vértice de la pirámide siempre es la suerte. Como para cualquier actividad en la vida. Voy con mucha ilusión”.

Como reflexión final, el ganadero rubrica la entrevista señalando que "cada finca es un encaste, y es como una fuente con muchos surtidores. Los surtidores son la finca, los refrescamientos, el manejo del ganado, la selección, la continuidad de propietarios… todo eso condiciona mucho. Es como una vida misma, de sufrimientos y alegrías. Hacía 15 años que no íbamos con corridas de toros, sí fuimos hace cinco años con una novillada”.

JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO (CULTORO)