Domingo, 17 de diciembre de 2017
Béjar al día

Santa Teresa entre dos provincias

Desde Castellanos de la Cañada a Gallegos de Solmirón, pasando por pueblos de Ávila y Salamanca, nueva Ruta Teresiana

Ruta Teresiana / FOTOS: Isidoro Sánchez Casquero

A primera hora el autobús recogía unos 50 participantes en la nueva Ruta Teresiana que ayer, primero de julio, se abrió siguiendo el viaje de la Santa andariega desde Ávila a Becedas, para al filo de las nueve de la mañana llegar a la enorme finca que fuera de su familia. En este lugar visitó Teresa, en varias ocasiones,  a su familia y allí tuvo que esperar a que pasara el invierno para acercarse a Becedas donde una curandera  preparaba los brebajes con el brote de las plantas que dejaban atrás el invierno.

Don Samuel, párroco de Zapardiel de La Cañada e impulsor de un pequeño museo de la trashumancia en la casa parroquial, realizó la inauguración de este nuevo camino, así como la bendición a los peregrinos, pisando sobre el paso de la Cañada Real Soriana por el municipio, donde se puede apreciar que es una autovía desde la prehistoria, que marca el paisaje, y aprovechada por los romanos sin necesidad de realizar obras en ella. La cañada no se entiende sin abundancia de agua, abrevaderos naturales, pastos, etc.

Desde la finca que no se puede visitar, pero que conserva el pajar donde nunca hay telarañas desde que estuvo Santa Teresa en esta finca allá por 1530 partieron los peregrinos llegados desde Medinilla, Piedrahita, Barco de Ávila, Madrid,  Zapardiel de la Cañada, Cisla, Becedillas, Burgos, Alba de Tormes Logroño Armenteros y Santibáñez de Béjar.

Cruzaron Zapardiel de la Cañada, Arevalillo, Aldealabad con su iglesia en ruinas, para llegar al filo de las dos de la tarde, a Gallegos de Solmirón. Allí fueron recibidos por el párroco, Don Ambrosio y medio pueblo que orgullosos mostraron su iglesia y hablaron del paso por este lugar salmantino de Santa Teresa y del Emperador, Carlos V.

El autobús trasladó al numeroso grupo hasta Becedas donde tuvo lugar la comida, ya que si se continuaba a Puente del Congosto se superaban con creces los 27 kilómetros. Allí en el salón de usos múltiples del Ayuntamiento tuvo lugar la comida y el pueblo ya olía a fiesta con gran ambiente en bares y terrazas. Se visitó el mesón, convertido en capilla desde principios del siglo XX, donde por espacio de varios meses pernoctó la Santa, paseándose por las calles de la pequeña localidad, como recuerdan los nombres de varios rincones del pueblo como la Fuente de Santa Teresa y el arroyó donde arrojó el amuleto, que los Becedeños siguen buscando, después de que la Santa se lo arrancara del cuello al cura que estaba amancebado y embrujado por una vecina de la localidad.

En la iglesia parroquial, tuvo lugar la celebración religiosa oficiada por siete sacerdotes, dos de ellos desplazados desde Alba de Tormes, Manuel Diego y el riojano, Rafael Pascual. El más orgulloso fue el  párroco de Becedas, y peregrino de esta ruta, Don Julio que se convirtió en el anfitrión.

Hoy sábado el recorrido continúa circular desde Barco a Piedrahita por otra de las Cañadas convertida en la Carretera Nacional que une Soria con Plasencia. En Santiago del Collado se ha unido el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez Plaza, que tras oficiar el acto religioso en las Carmelitas de Piedrahita comerá con los párrocos de la zona.