Lunes, 18 de diciembre de 2017

Ochenta años después, entierro digno para cuatro salmantinos asesinados

Hace un año tuvo lugar la exhumación y este sábado se han entregado los restos a las familias y se ha rendido un sentido homenaje a los represalidos, promovido por Salamanca Memoria y Justicia que reivindica que “el Estado español debe hacerse cargo de la búsqueda, exhumación e identificación de todas las personas que aún se encuentran desaparecidas en todo el país”

Una de las familiares depositando los restos en el Memorial del Cementerio de Salamanca / Foto de Alberto Martín

Este sábado 2 de julio de 2016 es un día inolvidable para cuatro familias salmantinas que, tras décadas de esfuerzos y enfrentándose a la insensible burocracia han logrado recuperar los restos de sus antepasados, cuatro jornaleros, naturales de Vecinos, que fueron detenidos y ejecutados extrajudicialmente el día 12 de Agosto de 1936 en San Pedro de Rozados.

La Asociación Salamanca Memoria y Justicia facilitaba el verano pasado la exhumación en la finca Continos, donde se habían localizado los cadáveres de estos cuatro trabajadores de la finca de Sanchiricones:

  • Francisco Bárez Moro, 51 años, casado, 9 hijos.
  • Serafín García Sánchez, 39 años, casado, 3 hijos.
  • Fabián Montes Hernández, 46 años, casado, 6 hijos.
  • Juan José San Hermógenes García, 35 años, casado, 2 hijos.

Así, este sábado se realizado un acto homenaje, con la presencia de las cuatro familas, así como cargos públicos y orgánicos, militantes y simpatizantes del PSOE, en el Memorial del Cementerio de Salamanca. Previamente, se entregaron los restos a sus familiares, en el Hogar de Mayores de Vecinos.

Comunicado de Salamanca Memoria y Justicia

Entre los días 1 y 3 de Octubre de 2015 la Asociación Salamanca Memoria y Justicia llevó a cabo con éxito la exhumación de una fosa común en el término municipal de San Pedro de Rozados. En la fosa común se encontraban los restos de 4 jornaleros naturales de Vecinos que fueron detenidos y ejecutados extrajudicialmente el día 12 de Agosto de 1936. Los cuerpos fueron encontrados por los propietarios de la finca la mañana siguiente y enterrados en las inmediaciones. Gracias a un informante que conocía la ubicación de la fosa y se puso en contacto con la asociación se iniciaron las investigaciones que se han finalizado con éxito.

Las familias de dos de los jornaleros aquí enterrados pidieron a Salamanca Memoria y Justicia la exhumación de los restos. Tras la aparición en prensa de los trabajos, se puso en contacto con la asociación de otra de las personas aquí enterradas, quedando sólo por contactar la familia de uno de ellos.

Gracias a las actas de defunción que se levantaron de estos cuatro cadáveres, se conocía la identidad de los mismos. Los restos se encuentran ya en estudio en el laboratorio forense de la Universidad Complutense de Madrid para intentar identificar cada uno de los cuerpos. 

Los trabajos se han llevado a cabo por un equipo técnico formado por arqueólogos y antropólogos, así como personal voluntario. Ninguno de los miembros del equipo ha cobrado por los trabajos. La asociación correrá con los gastos derivados de los trabajos de laboratorio que se están llevando a cabo con los restos, sin repercutir ningún gasto a los familiares. Esto es posible gracias a las aportaciones económicas realizadas por la población civil, así como los fondos donados por la compañía de teatro La Lengua Teatro tras una actuación benéfica. No se ha contado con fondos ni ningún tipo de apoyo institucional.

Desde aquí queremos mostrar nuestro más sincero agradecimiento a José Manuel, el informante, a los familiares que nos han acompañado durante los trabajos, a Ricardo Íscar, propietario de los terrenos donde se encontraba la fosa que amablemente nos facilitó el permiso para la exhumación, a la compañía La Lengua Teatro y todas las personas que hicieron aportaciones económicas para la causa, y, en general, a todas las personas que han mostrado interés y nos han apoyado en este proyecto.

Finalmente, queremos recordar que el Estado español es quien debe hacerse cargo de la búsqueda, exhumación e identificación de todas las personas que aún se encuentran desaparecidas en todo el país. No es nuestra voluntad ni finalidad que el Estado financie a las asociaciones para realizar estos trabajos, sino que sea él quien se haga cargo y cargue de una vez por todas con esta responsabilidad moral e histórica.

Fotos de Alberto Martín

Ver más imágenes: