Martes, 12 de diciembre de 2017

La columna más hermosa

Hoy casi sobran las palabras. Por Rubén Martín Anaya. 

Me atrevo a robarle sus pensamientos, porque también lo hermoso ha de conocerse. Imagen de Dario, Rubén y Daniel en el campus de baloncesto C.B. Tormes.

 

Estamos ya en el ecuador del campus, y pasados los nervios de la presentación del primer día que se sentían en todo el pabellón, desde los chicos y chicas participantes hasta los directores, presidente, entrenadores y monitores.

Cada día me siento más integrado. Entrenando, haciendo tiro con arco, practicando deporte adaptado, disfrutando de la piscina, en el comedor… En el pabellón suenan los botes de numerosos balones, las instrucciones de técnicos y entrenadores. Pero lo que más oigo y siento es que fluye en el aire el compañerismo, las ganas de  aprender y de pasarlo bien, el deporte, y sí el DEPORTE INCLUSIVO de verdad…

Una experiencia maravillosa, tanto deportiva como personal. No sé si tendré tiempo en mi vida para agradecerle a Darío tal y como se lo merece.