Domingo, 17 de diciembre de 2017

El fiasco de las encuestas electorales

Los sondeos fallaron al predecir un 'sorpasso' que no se ha producido y tampoco anticiparon el avance del PP

Ninguna encuesta se aproximó a los resultados de la noche del 26-D

A los sondeos les salió el tiro desviado. Y no por poco. Ni Unidos Podemos materializó este domingo el 'sorpasso' al PSOE que auguraban ni el PP cedió terreno. Por el contrario, los 'populares' ganaron 14 escaños respecto a los 123 obtenidos el pasado 20 de diciembre y la coalición entre Podemos e Izquierda Unida perdió más de un millón de votos y no logró sumar ningún escaño adicional a los 69 que consiguió el partido morado en los anteriores comicios más los dos que recabó la formación dirigida ahora por Alberto Garzón. Y el PSOE salvó los muebles al mantener la segunda posición y, por tanto, defender su condición de fuerza hegemónica dentro de la izquierda.

El último barómetro del CIS antes de las elecciones adjudicaba al PP una horquilla de entre 118 y 121 diputados, con un 29,2% de los votos. Escrutado el cien por cien de las papeletas, la formación liderada por Mariano Rajoy ocupará 137 asientos en el Congreso de los Diputados cuando se abra la próxima legislatura, tras obtener 7.906.185 votos, el 33,03% del total. Dicha encuesta atribuía entre 88 y 92 escaños a Unidos Podemos, que ha debido conformarse con 71 una vez celebrados los comicios. Como el PP, el PSOE también ha conseguido unos resultados superiores a los que predecía el CIS, al quedarse con 85 diputados, frente a los entre 78 y 80 que le daba el Centro de Investigaciones Sociológicas. Ciudadanos, en cambio, se ha situado por debajo, con 32 representantes por los entre 38 y 39 que le daba el CIS.

Mientras el PP sale de la cita con las urnas con cerca de un 4% más de votos de los que auguraba el último barómetro del CIS, Unidos Podemos se ha quedado muy lejos del 25,6% de las papeletas que le daba esa encuesta, quedándose en el 21,10% cuando la suma de Podemos más sus confluencias, sin Izquierda Unida, recabó el 20,68% de los apoyos el pasado 20 de diciembre.

Tampoco el sondeo a pie de urna realizado por Sigma Dos para RTVE y FORTA dibujó un panorama próximo al que finalmente se produjo. La encuesta daba al PP como ganador con entre 117 y 121 escaños, con un 28,% de los votos y situaba a Unidos Podemos en segunda posición tanto en votos como en escaños, con un 25,6% de los sufragios y entre 91 y 95 escaños. El PSOE sufría el 'sorpasso' al quedarse con un 22% de las papeletas y entre 81-85 escaños. A Ciudadanos le otorgaba un 11,8% de los votos y lo situaba con una horquilla de entre 26 y 30 diputados. La realidad acabó siendo muy distinta.

Una abstención inesperada

¿Por qué fallaron tanto las encuestas? El sociólogo Narciso Michavila, presidente de GAD3, subraya que "el error no está en que el votante mienta" sino que "el fallo ha sido más de análisis" al "no detectar la abstención de Podemos". "Lo que más nos ha sorprendido ha sido más de un millón de votantes de Unidos Podemos que nos decían que iban a ir a votar y que finalmente se han quedado en casa", apunta. "En diciembre nos sorprendió la abstención moderada y esta vez nos ha sorprendido la abstención de Podemos", agrega Michavila. Podemos obtuvo 5.212.711 votos el 20-D, mientras que Izquierda Unida logró 926.783 papeletas. En total, 6.139.494 sufragios. Juntos se quedaron este domingo con 5.049.734 votos, 1.089.760 sufragios menos. Uno más uno no sólo no ha sumado dos, sino que ha restado.

Una vez constatado que la coalición no sedujo a muchos partidarios que sí acudieron a las urnas hace seis meses y que este domingo no lo hicieron, la pregunta que hay que hacerse es ¿por qué? Michavila esgrime varias razones. Por un lado, la existencia de electores de IU el 20-D que querían "un gobierno de progreso" pero que lo que visualizaron en las semanas posteriores fue "la incapacidad de ponerse de acuerdo" por parte de Podemos. Y otros que apoyaban a IU para que la formación "hiciera de contrapeso" pero que han sido incapaces de pensar en Unidos Podemos como "partido de gobierno". Por último, el paso atrás dado por gente que hace seis meses se decantó por Podemos llevada por su "ilusión de reformar el sistema" y que, una vez formada la coalición con IU, han considerado que el partido morado abandonaba su condición de formación "transversal" para entrar "en el eje izquierda-derecha".

El PP, por el contrario, sacó rédito a la polarización de la campaña, con una estrategia centrada en el miedo al partido de Iglesias y continuas apelaciones al voto útil que han hecho mella en Ciudadanos. De esta forma, los 'populares' han obtenido un 4,32% más de votos que el pasado 20 de diciembre, pasando de 7.236.965 a 7.906.185 sufragios, lo que se ha traducido en catorce escaños adicionales. Su mensaje apelando a la moderación frente a los extremos ha funcionado al permitirle un trasvase de votantes de Ciudadanos, al tiempo que mantenía la fidelidad de su electorado frente a la desmovilización de parte del de Unidos Podemos. A la formación liderada por Albert Rivera le ha perjudicado, según Michavila, el hecho de no ser vista por el elector como "un partido de gobierno". Si lo fuera, considera el sociólogo, "tendría mucho apoyo", pero actualmente quienes simpatizan con él le votan "pensando con quién pactará".

Impacto marginal del 'Brexit'

Con una masa de indecisos que la última encuesta del CIS cifraba en el 30%, la victoria del 'Brexit' en el referéndum celebrado en el Reino Unido el pasado jueves podría haber tenido también cierto impacto en beneficio de las opciones moderadas. Pero Michavila cree que ese efecto habría sido, en todo caso, marginal, ya que "la inmensa mayoría de las familias" españolas "ni sabían que el Reino Unido estaba haciendo un referéndum" y "votan mucho más pensando en el colegio de sus hijos".

En cualquier caso, las encuestas son eso, encuestas, Muchas veces aciertan y otras yerran. Baste recordar lo ocurrido en el Reino Unido hace poco más de un año, cuando los sondeos dibujaban una cerrada lucha entre 'tories' y laboristas que finalmente no fue tal, al lograr los conservadores de David Cameron una holgada mayoría absoluta con 331 escaños y el 36,9% de los votos.