Viernes, 15 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Los mirobrigenses salen masivamente a recibir a los romeros tras la eliminación de España de la Eurocopa

En el camino de regreso a Ciudad Rodrigo, los romeros volvieron a sufrir la rotura del eje del carro a la altura de Tenebrón

La Hermandad de Nuestra Señora de la Peña de Francia de Ciudad Rodrigo regresó a última hora de la tarde del lunes a Ciudad Rodrigo tras cuatro intensas jornadas de peregrinación hasta el Santuario del Risco Mariano.

Esta llegada a Miróbriga fue bastante ‘curiosa’, ya que se produjo escasísimos minutos después de la eliminación de España en la Eurocopa de Francia, lo que hizo que hubiera unos cuantos mirobrigenses con la camiseta de la Selección viendo pasar a los romeros, que apenas siguieron el partido (en esa zona de campo abierto por la que venían no hay acceso fácil a Internet).

A diferencia del año pasado, cuando los romeros no pudieron subir con normalidad al Santuario por la prohibición de la Guardia Civil, los permisos solicitados dieron sus frutos, y la 25ª Romería de la historia pudo desarrollarse al completo, y con una buena meteorología (ha hecho calor aunque sin llegar a ser extremo). Eso sí, para evitar problemas, este año se ha escapado casi al completo de la carretera, pasando por lugares alternativos en Tenebrón y Morasverdes, como la zona anexa al río.

El regreso de los romeros a Ciudad Rodrigo tuvo una incidencia, idéntica a la que sufrieron en la mañana del viernes en los primeros metros de la Romería: la rotura del eje del carro de la Virgen. En esta ocasión, el eje se rompió del lado opuesto al del viernes, teniendo que repararse de nuevo de urgencia. De nuevo el incidente se produjo en un ‘buen sitio’ para repararlo, cuando los romeros estaban llegando a Tenebrón.

Por esa localidad se pasó dentro de la jornada final de la Romería, que arrancó en Morasverdes. A lo largo del día pasaron por Vallefrío, El Baldío y San Miguel, donde comieron. En la sobremesa se pusieron en marcha hacia Ciudad Rodrigo, alcanzando en primer lugar la Ermita del Alto de Valhondo, donde el capellán de la Hermandad, Bernardino San Nicasio, dirigió un rezo.

A partir de ahí, se cogió la calleja de Valhondo para llegar a la zona de la Puentecilla y tomar la Avenida Conde de Foxá, que realizaron al completo hasta llegar a La Glorieta del Árbol Gordo. Una vez allí, se tomó la calle Santa Clara para llegar al Convento de Las Claras, a cuyas puertas se cantó la Salve y se lanzaron varias vivas a la Virgen y a las Hermanas Clarisas.

Tras ello, se introdujo la imagen de la Virgen en el interior del Convento, donde hubo un par de cánticos más, para finalizar con un gran aplauso.