Domingo, 17 de diciembre de 2017

El movimiento abstencionista, la segunda fuerza con más apoyo en Salamanca

De los 202.986 electores de la provincia, 97.040 eligieron el PP, 76.709 prefirieron la abstención y 42.956 el PSOE

Uno de los colegios electorales de Salamanca

Después del Partido Popular, la opción de la abstención fue la que contó con mayor respaldo en la provincia salmantina. De hecho, del total de los 202.986 electores, 97.040 eligieron el PP, 76.709 prefirieron la abstención y 42.956 el PSOE, seguidos por más de 31.000 de Ciudadanos y Unidos Podemos que superó los 25.000.

Este aspecto es el dato que destaca el movimiento anarquista que en la misma jornada electoral convoca una concentración, a la que acudían poco más de una decena de personas. Este lunes remitían un comunicado en el que dicen lo siguiente:

El movimiento abstencionista se convierte en la segunda fuerza con más apoyo en salamanca (33.426 28,11 %).

Después de una campaña con pocos medios económicos y ninguna publicidad en medios el movimiento anarquista se muestra muy satisfecho de su campaña por los resultados recibidos y del acto final en la puerta Zamora.

Comienza una nueva legislatura en la que seguiremos luchando por mejorar nuestras vidas desde el escaño que tenemos en la calle y en los parlamentos autogestionados que son nuestros centros sociales, esperamos que todos los que han apoyado esta opción  nos acompañen en esta lucha de conseguir hacer esta ciudad más habitable y nuestra vida más digna que haga que no tengamos que marcharnos de esta ciudad. Con el simple hecho de no votar no se arregla nada si después no empezamos a luchar por cambiar esta ciudad que se muere por el paro y el clientelismo.

Algunas personas creemos que el cambio solo es posible desde abajo, construyendo vidas en comunidad, organizándonos en nuestro barrio, cuidándonos mutuamente: luchando por nuestras vidas. Los partidos viejos son responsables directos de la situación y los nuevos partidos repiten los mismos esquemas, pues desean poder y no cambio. No queremos conformarnos con decidir una vez cada 4 años (o cada vez que el gobierno decida), queremos decidir cada día lo que pasa en nuestras vidas.

No dejes que te roben tu vida, decide siempre sobre ella, organízate con tus vecinos y vecinas, con la gente de tu barrio, y sé el cambio.