Viernes, 15 de diciembre de 2017

El PP vuelve a llenar el granero en Castilla y León

Ciudadanos se queda con representación solo en Valladolid y pierde el escaño de Salamanca en favor de los populares

El granero del PP está a buen recaudo por el momento. A buen recaudo para las huestes de Juan Vicente Herrera, claro, que para otros la lectura será muy diferente. Pero más allá de los análisis, que para eso está el día siguiente primordialmente, lo que no parece dejar lugar a dudas es que en Castilla y León se confía en la gestión del Partido Popular. Eso y que de momento PSOE y Unidos Podemos lo tienen difícil para crecer en escaños. Las peculiaridades demográficas de la comunidad autónoma les van a penalizar durante unas cuantas elecciones. A Ciudadanos, también, ya que la pérdida de población en León ha restado un diputado que han perdido los de Albert Rivera.

Pero, con todo, la clave al final ha estado en Salamanca, como ya se avanzó durante la campaña. Si Ciudadanos era capaz de mantener el escaño de Pablo Yáñez, el perjudicado sería el PP. No ha sido así, y por eso el PP mira la noche electoral en el granero con satisfacción y en el edificio de enfrente los chicos de naranja se lamen las heridas, piensan que lo de pactar con el PSOE no lo han entendido por estas tierras y comienzan a dar vueltas al magín para encontrar las fórmulas que les permitan recuperar la pujanza que tenían en diciembre, y que seis meses después los electores les ha quitado. «Es la coyuntura, bobo», se podría decir. O no. Cualquier interpretación tiene su validez.

Por ejemplo:

  • 1.- ¿Dónde han ido los votos de IU? En diciembre la formación tuvo el 4% de los votos y Podemos el 15%; pero en estas Unidos Podemos ha sumado el 15,4%. Un crecimiento que no se corresponde con la suma de lo que pasó el 20-D.
  • 2.- El PSOE ha ganado 1,2 puntos de apoyo. Parte serán de militantes de IU que no quieren saber nada de Pablo Iglesias, y parte, claro, de ex votantes de Ciudadanos.
  • 3.- Y el PP ha crecido en más de 5 puntos, pero no vienen de Ciudadanos. Al menos no todos. Los 'naranjitos' se han dejado punto y medio en estos comicios¿De donde salen, entonces, los sufragios cosechados por Herrera y Rajoy? Del aumento de la participación, parece evidente. Los más de dos puntos de votantes que sí han ido esta vez al colegio electoral son los que explican el crecimiento popular.
  • 4.- Y a Ciudadanos ¿qué le ha pasado? El análisis parece muy sencillo. Dada la configuración social de esta tierra, los que les apoyaron en diciembre no han visto con buenos ojos ese pacto con el PSOE de la pasada legislatura. Se diced que el voto de Ciudadanos es urbanita y de centro derecha. Y en Castilla y León los datos de estas elecciones lo certifican.

Fuente El Norte de Castilla