Viernes, 15 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Carreras a última hora para votar justo antes de un recuento en el que aparecieron hasta ‘smiles’

CIUDAD RODRIGO | Todas las papeletas y sobres que no se utilizaron acabaron en los cubos de la basura

El cierre de los colegios electorales y el posterior recuento dejaron algunas que otras anécdotas en Ciudad Rodrigo. Por ejemplo, en el Colegio Miróbriga, hubo una joven que, literalmente, votó a la carrera.

Cuando la persona responsable del colegio electoral fue a cerrar las puertas al alcanzarse la hora límite de votación, las 20.00 horas, vio aparecer a la joven, que subió a la carrera hasta el lugar de votación (el comedor del Colegio), entrando en el recinto justo antes de que definitivamente se cerraran las puertas.

Como es habitual, en primer lugar, una vez cerradas las urnas, se procedió a la introducción del voto por correo, mucho más numeroso que en ocasiones anteriores por diversos motivos, principalmente por las vacaciones de las que están disfrutando justo estos días algunas familias mirobrigenses. A continuación, fue turno para que votasen los integrantes de las mesas electorales.

En ese momento comenzó el recuento, como siempre por los votos al Congreso de los Diputados, teniendo que realizar en primer lugar en alguna de las mesas una operación de intercambio de votos de urna, ya que se habían introducido por error votos al Congreso en la urna del Senado, y viceversa.

Una vez intercambiados los votos, se volcaron los sobres para irlos abriendo, una tarea en la que no sólo participaron los miembros natos de las mesas electorales, sino los apoderados de los distintos partidos políticos. En esta tarea, hay que mencionar a Ignacio Hernández, exconcejal del PP en Ciudad Rodrigo y actual concejal de Martín de Yeltes, que ejerció como apoderado en el Colegio Miróbriga pese a sufrir una lesión en el gemelo.

A la hora de abrirse los votos, se fueron descubriendo –además de la voluntad de los mirobrigenses- algunos votos peculiares, entre los que destacaron esta vez aquellos que incluían papeletas de varios partidos diferentes.

Esos votos fueron declarados nulos, mientras que aquellos que incluían más de una papeleta de un mismo partido, se dieron como válidos, conservándose una sola papeleta (se considera que pueden haber introducido dos por un error al cogerlas). También fue declarado como válido algún voto al Congreso en el que se habían señalado con una ‘X’ tres candidatos, como si fueran las papeletas al Senado.

Junto a esos votos, también hubo papeletas rotas dentro de los sobres, otros con todos los nombres tachados, y sobres pegados a conciencia. Como voto más destacado registrado en el Colegio Miróbriga, hubo una papeleta de UPyD en la que se había dibujado un smile, es decir, una sonrisa al estilo de los emoticonos de Whatsapp.

Casi al mismo tiempo que tuvo lugar el recuento, fue turno para, literalmente, tirar a la basura, todas las papeletas y sobres sobrantes de las Elecciones.