Lunes, 18 de diciembre de 2017

“Tenemos parte de nuestros ahorros en libras y hemos perdido mucho”

Varios residentes en Reino Unido relatan cómo han vivido el 'Brexit', cuáles son sus temores y qué esperan del futuro

Varias personas pasean por Oxford Street

Irene Díez es vallisoletana y está a punto de casarse en la localidad de Portillo con un catalán. Ambos residen en Escocia desde hace 8 meses. Se quedarán allí dos años, lo que resta de la duración de la beca Marie Curie de su pareja. “Pensamos que ganaría la presión social que se ha visto en los últimos días y que se quedaría en la Unión Europea. Mi marido como científico está muy preocupado por cómo puede afectar este referéndum a la investigación si a partir de ahora no cuentan con dinero europeo. Después si las cosas siguen allí seguramente abandonemos Reino Unido debido a esta circunstancia”, sentencia Irene, quien trabaja eventualmente como profesora de Español. Su anterior lugar de residencia fue Alemania, donde ella cursó un máster y él un doctorado.

«Nosotros estamos sorprendidos pero en la universidad están asustadísimos. Escocia se siente despegada de Londres, les considera culpables de la situación», asegura Irene. Ahora, su principal preocupación es que la moneda se ha devaluado considerablemente. «Tenemos parte de nuestros ahorros en libras y hemos perdido mucho. De momento no podemos arriesgarnos a cambiarlo a euros».

Roberto Martín es un zamorano de 36 años afincado en Londres desde hace un año. Su empresa Technoactivity tiene sede en Madrid y Londres. Como él mismo reconoce, esta noche casi no ha dormido. «He estado hablando con gente por WhatsApp y Facebook y siguiendo las encuestas y cuando vi que se complicaba la cosa… pensé que Reino Unido se quedaría en la Unión Europea. He seguido la campaña en televisión pero no tenía derecho a votar en el referéndum. Parecía que iba a ganar la permanencia. Todos mis conocidos están muy sorprendidos, incluidos los ingleses. Solo hay dos puntos de diferencia y por esos dos puntos se ha decidido el destino de un país. En Londres todo el mundo daba por sentado que saldría la permanencia. La noticia ha caído como una bomba. Estoy alucinado, o me lo acabo de creer», reconoce.

La noticia del triunfo del ‘Brexit’ le ha pillado en España, ya que ha venido para votar en las elecciones generales. El domingo regresa a Reino Unido pero sigue de cerca los efectos de este referéndum. «Ha sido una campaña bastante deshonesta porque no les han contado las consecuencias de salir de Europa. Las empresas de intercambio de divisas dijeron que hoy no iban a operar sin saber cuál sería el resultado del referéndum. Hoy no se puede por ejemplo enviar dinero a España. No sabemos cuándo se podrá. En la bolsa los bancos han caído, también la libra… esto afecta a los bolsillos. La gente no tenía conciencia de que fuera algo tan drástico. Nos va a afectar más rápido de lo que creemos», asegura.

Roberto Martín opina que la base de la campaña a favor de ‘Brexit’ se ha centrado en la inmigración pero recuerda que aproximadamente la mitad de los inmigrantes, como en su caso, son europeos. «Creo que los argumentos que se han utilizado han sido rebatidos, imagino que muchas personas que ha votado por salir de la UE pueden sentirse engañadas. Ha sido sobre todo gente mayor, pensionistas. Dicen que los hospitales están llenos de pacientes inmigrantes pero claro, también hay muchos médicos y enfermeras que lo son».

El resultado del referéndum no solo le afecta como vecino de Londres sino también como empresario. «El sentimiento de las empresas y ‘startups’ es de permanencia. No se ha pensado que si la economía de Reino Unido no tiene acceso a Europa, si no pueden vender lo que fabrican a Europa… habría que ver si conservan los puestos de trabajo. En mi sector, el tecnológico, no tiene sentido que estemos fuera de Europa. Los clientes son europeos. Mi empresa Technoactivity tiene una licencia que nos permite operar en los 28 países de la Unión Europea. Todas las empresas con esa licencia no tienen claro cuál será su futuro. Reino Unido era un buen trampolín para empresas europeas y eso se va a perder», sentencia.

Soraya F. Cuesta nació en Valladolid pero vive en Londres desde hace 11 años. Allí ha estudiado la carrera de Psicología criminalista y ha formado una familia con un inglés. Sus dos hijos nacieron en Inglaterra. Relata que los días previos al referéndum los vivió con tranquilidad. «Pensé que Reino Unido se iba a quedar en al Unión Europea. Casi todo el mundo que conozco, mis amigos españoles y también ingleses, en la universidad… todo el mundo decía que se iba a quedar. No estaba nada preocupada. Ayer sobre las 6 o 7 de la tarde decían que un 96% votaría por quedarse y un 4% por irse».

La tranquilidad de Soraya se tornó en preocupación a medida que avanzaban las votaciones y los resultados. «Me quedé siguiendo las noticias hasta las 2:30 de la mañana y ganaba el irse de Europa pero por muy poco. Cuando me he levantado esta mañana he visto el informativo y no lo podía creer, he despertado a mi pareja. Él es inglés pero piensa como yo, que es un error, un ‘mistake’, está enfadado. Estoy sorprendida, enfadada. Hay mucha ignorancia. La información ha sido muy confusa. En Londres la mayoría prefiere quedarse en la UE porque tienen la mente más abierta. Esto ha ocurrido porque la gente está molesta por la inmigración, las ayudas y los beneficios. Espero que se den cuenta de que es un error, recibimos muchas cosas de la Unión Europea. La moneda ya está cayendo, ya se está notando. Muchos no querrán poner dinero en este país a partir de ahora. Espero que rectifiquen. Ahora tienen que negociar su salida, no va a ser tan fácil», opina.

Aunque asegura que casi todo su círculo de conocidos ingleses piensa como ella, ayer descubrió que su vecina estaba a favor de abandonar la UE. «Me preguntó si había votado y respondí que no podía. Ella me contó que votó por irse, dijo textualmente que tenemos que recuperar nuestro país, sabiendo que soy española y llevándose bien conmigo. Una mujer que nunca ha trabajado, sin estudios, que cobra beneficios. Dice que hay muchos inmigrantes y que hay que cerrar las fronteras. Yo respondí que no creía que saliese la opción de irse y contestó que lo sabía. En la universidad están a favor de quedarse, la mayoría son muy jóvenes, están bien informados, han estudiado… eso influye».

Soraya está preocupada porque recibió ayudas para costear la carrera por ser europea y ahora que piensa complementar sus estudios no sabe si podrá percibirlas. «Me acaban de dar las notas. Pensaba esperar un poco y cursar un máster más adelante pero ahora puede que lo haga ya por si en un futuro cortan las ayudas», argumenta.

Fuente: El Norte de Castilla