Domingo, 17 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

“Será bonito cuando volvamos con el pino ver la plaza llena”

ROBLEDA | La localidad inicia este viernes sus fiestas en honor a San Juan Bautista, que este año cuentan con 14 quintos

Este viernes arrancan las fiestas en honor a San Juan Bautista de Robleda, que no se quitará el traje festivo hasta la jornada del domingo. Este año, las fiestas patronales son especiales por varios motivos, como la coincidencia con las Elecciones Generales, o el alto número de quintos con los que se cuenta. Estos aspectos y otros más los hemos repasado en las horas previas al inicio de las fiestas en una entrevista con el alcalde de Robleda, José Luis Varas.

-La pregunta clásica para empezar, ¿cómo se presentan las fiestas?

-Este año se presentan tranquilas por las elecciones. Ya preveíamos que iban a coincidir y el domingo lo hemos dejado para estar tranquilos, y que las elecciones estén tranquilas. Además, las fuerzas de seguridad tienen que estar pendientes de eso. En torno a las elecciones, espero que la gente no se olvide de ir a votar el domingo, porque el que no va a votar no es ciudadano de este país. Que la gente no deje de ir a votar, en conciencia, cada uno a quién quiera, pero que vaya a votar.

-¿En qué se traduce esa tranquilidad?

-Otros años teníamos un encierro en la mañana del sábado, pero este año lo cambiaremos por salir de vinos y pinchos con la charanga, compensándolo en las fiestas de agosto. No hay que olvidar que dos fiestas en tres meses en un pueblo no lo tiene cualquiera. Esta vez tiene que ser así, y se compensarán las cosas. Siempre se queja algún vecino, pero esta vez todo es debido a las elecciones.

-Aunque este año tendrán la misa en honor al patrón en la mañana del viernes, el arranque habitual de las fiestas es con el izado del pino por parte de los quintos. ¿Cuántos hay este año?

-Este año son bastantes, un total de 14. Muchos están trabajando o estudiando fuera, como en capitales de provincia, pero son robledanos. Eso hará que más de medio pueblo esté en el pinar para cumplir una tradición que seguramente sea centenaria. Será bonito cuando volvamos por la tarde ver la plaza del pueblo llena.

-¿Qué otros momentos destaca del programa festivo?

-Como hemos dicho, el sábado saldremos con la charanga, y por la tarde tendremos una capea abierta, mientras que el domingo habrá una gran paella. Las noches de fiesta también serán animadas: el viernes tenemos una discomóvil, y el sábado, una orquesta buena, que siempre que ha venido ha arrasado. Por eso instamos a los jóvenes a que vengan, que la fiesta la van a tener.

-Uno de los asuntos estrella de este año son las sanciones administrativas por infracciones. ¿Han tomado precauciones especiales?

-Aquí se va a hacer la capea como siempre. Habrá personas controlando voluntariamente, personal de la organización y fuerzas de seguridad, por lo que no esperamos problemas. Lo que parece que se van a meter este año es con los recursos de ambulancia, enfermería,… Nosotros creemos que lo tenemos cubierto, con el Centro de Salud y la posibilidad de usar las instalaciones de la Residencia. En todo caso, como nosotros tenemos vacas, las cogidas no son tan graves como si fueran toros.  

-¿Cómo se preparan las fiestas de Robleda?

-En este caso es el Ayuntamiento el que lo paga todo, que es como decir que lo pagan todos los vecinos. Quien quiera colabora, pero por su propia iniciativa, porque no se puede andar siempre pidiendo. Los vecinos siempre quieren más, pero ante la virtud de pedir está la de no dar.

-¿Cuál es la prioridad ahora mismo en Robleda?

-La prioridad es el empleo, contratando por ejemplo directamente a las personas para hacer las obras. Antes había varias calles que estaban mal y que hemos reparado. Ahora vamos a arreglar la zona de la báscula de camiones. El paro que hay es mínimo, el que no se quita nunca.

-¿Qué papel juega la mujer en este panorama?

-En el medio rural siempre está en desventaja, aunque aquí en Robleda con la Residencia hay varias mujeres trabajando, así como otras en ayuda a domicilio.

-En líneas generales, ¿cómo ve la situación del municipio?

-La verdad como un templo es que aquí nunca hubo un ‘boom’ de la construcción ni tantas necesidades como en otros sitios: nunca tuvimos todo pero nunca nos faltó de nada.  El campo es más constante, uniforme, la economía es la misma. Nunca ha habido grandes sueldos, pero nunca vamos a no tener para comer: las personas tienen su huerto, su ganado… En definitiva, la crisis no ha afectado tanto como en otros sitios.

En este sentido estamos contentos. Lo que hay se aprovecha: en la agricultura, ganadería, el monte donde damos trabajo directo a la gente para la limpieza, los cortes…, y ese empleo queda aquí y cunde más. Además, que dentro de lo malo, mantenemos la población con 520-540 personas. Bajará por los fallecimientos, pero de vez en cuando tenemos alguna boda y siempre hay algún niño. En definitiva, no tenemos problemas especiales y estamos contentos y tranquilos para mantener las cosas y que siga así.

-Un mensaje para las personas que se darán cita en Robleda.

-Animar a la gente a que lo pase bien y lo disfrute. Este año la gente está todavía trabajando en el campo, con la siega, pero espero que disfruten un poco.