Lunes, 18 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

El pueblo vence al feudal

HINOJO SA DE DUERO | El tradicional baile de la bandera estuvo interpretado por Miguel Caballero, como abanderado, y edro Gómez como alabarda

Representación del baile de la bandera en la plaza de la farola / CORRAL

La bandera, símbolo de la victoria del pueblo de Hinojosa frente a la tiranía del feudal, volvió a cortar el aire en el día de San Juan. Miguel Caballero y Pedro Méndez, abanderado y alabarda, hicieron vibrar a los hinojoseros con su danza de la bandera frente a las puertas del templo de San Pedro. Este es uno de los momentos más especiales de estas fiestas, que llegaba celebrada la eucaristía y la procesión del Patrón por las calles del pueblo.

La bandera (el pueblo), y el alabardero (el feudal), volvían a representar la victoria del primero rememorando la revuelta popular contra el alcaide de la fortaleza, subordinado del obispo de Ciudad Rodrigo, y cuya toma fue capitaneada por Fernando Nieto ‘El Viejo’. Un grupo de vecinos se levantaba contra el poder eclesiástico en respuesta a la afrenta del obispo tras negar la entrega de las propiedades de Villavieja de Yeltes y Bañobárez. Corría mediados del siglo XV, aunque después de seis siglos parece que las cosas no han cambiado demasiado.

Con Miguel Caballero como abanderado y Pedro Méndez como alabarda, los sones de la gaita y el tamboril de José Manuel Bartol volvían a escenificar frente a la puerta de la iglesia esta danza ancestral protagonizada en esta ocasión por un grupo de vecinos. ¡Viva la bandera! ¡Viva la alabarda!  ¡Vivan las gentes de Hinojosa! Esas fueron algunas de las voces que entre los aplausos y vítores del público pudieron escucharse del alabardero durante la danza que concluía con la victoria de la bandera y que por tal motivo al finalizar era izado por uno de los acompañantes que ejercían en calidad de mayordomos.

Este momento llegaba tras realizar varios movimientos sobre el suelo, sin duda los de mayor complejidad para el abanderado, pues requieren de un entrenamiento físico especial, unos brazos de hierro capaces de mover con soltura en el aire el pesado paño –rojo y amarillo– bordado con el nombre de San Juan Bautista en uno de sus dorsos y el de Hinojosa en el reverso. Las otras protagonistas de estos actos eran las integrantes de la Corte de Honor, formada por Mónica Seco, como reina, y Ana María Sánchez y Andrea Gómez como damas.

Finalizados los actos en honor al Patrón tendría lugar el primer encierro a caballo, festejo del que informaremos en una nueva noticia