Viernes, 15 de diciembre de 2017

Sanidad no recurrirá la anulación de las oposiciones de enfermería de 2015

La Mesa de la Profesión exige a la Junta que devuelva inmediatamente las tasas de examen que abonaron los inscritos y que se convoquen las plazas perdidas en la convocatoria de 2016

Antonio María Sáez Aguado, consejero de Sanidad

Tras las presiones ejercidas por el Sindicato de Enfermería, SATSE, de Castilla y León y la Mesa de la Profesión Enfermera de esta Comunidad, la Consejería de Sanidad ha decidido no recurrir la resolución del Tribunal Supremo de Castilla y León que declaraba nula la Orden San/ 370/2015 de 2015, por la que se convocaban las oposiciones de enfermería de 2015.

Desde que se conoció esa resolución del TSJ de Castilla y León, SATSE había defendido que la Junta no recurriera esa decisión para evitar mayores perjuicios a los más de 20.000 opositores inscritos en ese proceso selectivo. Así, SATSE y la Mesa de la Profesión trasladaron esa petición al presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, porque recurrir al Tribunal Supremo supondría alargar la incertidumbre de los opositores de dos a cuatro años más y continuar con los perjuicios a estos, jugando con las expectativas personales y profesionales de las enfermeras.

SATSE Castilla y León valora positivamente la decisión de no recurrir porque también supone que esos miles de opositores puedan afrontar el nuevo proceso selectivo de 2016 sin tener procesos anteriores pendientes de resolución, pero exige a la Consejería que les devuelva inmediatamente los 29 euros de las tasas del examen que abonó cada opositor.

Asimismo, SATSE recuerda que “con esta pésima gestión de la Consejería de Sanidad se pierden 102 plazas de enfermería en la convocatoria de 2016 respecto a la de 2015”, por lo que este Sindicato exige a la Junta que se convoquen estas plazas perdidas.