Lunes, 11 de diciembre de 2017

El PSOE defiende una intervención estatal para controlar las listas de espera

Defienden “una ley que ponga los máximos y los mínimos” y unidades de diagnóstico rápido, que den respuestas en 72 horas
Los candidatos del PSOE al Congreso y al Senado por Salamanca, David Serrada, Rosa López y María García

Los candidatos del PSOE al Congreso y al Senado por Salamanca, David Serrada, Rosa López y María García, han hecho un repaso a la situación de la sanidad pública en la provincia de Salamanca y las propuestas del programa de gobierno del PSOE en este sentido.

“El PSOE tiene una propuesta muy clara con la sanidad pública y es que no se vende, que no se privatiza, que está para fomentar la salud, la igualdad, la universalidad y todos los principios esenciales para los ciudadanos y que los socialistas defendemos”, comentaba Serrada. En su opinión, “con el PP el sistema público de sanidad ha sido puesto en venta y está sufriendo un proceso de privatización, y esto lo que los socialistas queremos revertir”.

Por su parte, María García, argumentaba que “en las campañas electorales no se habla suficiente de la sanidad, en este momento todos teníamos que estar en pie de guerra por lo que está pasando con la sanidad en Salamanca, en estos momentos se está beneficiando a otras provincias, pero lo más grave es que están perjudicando a nuestros ciudadanos, las listas de espera son un problema tan grave que se requiere una intervención estatal, una ley que, de alguna forma, ponga los máximos y los mínimos en este ámbito”.

Además, desde el PSOE son partidarios de unidades de diagnóstico rápido, que den respuestas en 72 horas a los casos más importantes, y de una inversión de 100 millones de euros anuales, porque “las alternativas privadas nos cuestan mucho más dinero”.

En la misma línea, añadía que “es indecente que los diferentes gerentes hayan estado engañando a los ciudadanos, cuando sabemos que hay pacientes que están esperando más de dos años para ser operados o vistos en una consulta”.

Del mismo modo, aludía al cierre de camas, avanzando que la próxima clausura será la de la sexta planta del Virgen de la Vega, al enfrentamiento entre servicios, que decía que fomenta la gerencia, así como el uso de material de los años 80 en algunos de ellos.

Por último, García aseguraba que la “resonancia magnética en cardiología es privada, no se puede usar”, que se “explotar a trabajadores doblando turnos” y que la “vacuna de la meningitis está provocando listas espera en farmacias de Salamanca, en algunos casos de 20 meses”.