Lunes, 11 de diciembre de 2017

¿Política de accesibilidad o parches de cara a la galería?.

Hace años que me fijo en la parada de autobús urbano que comento hoy. No es que tenga un gran uso, y más que subir viajeros al vehículo descienden de él. Pertenece a la línea 6 que comunica el Barrio de San José, y el Arrabal (que es donde está situada) con los Hospitales y Garrido. Ejemplifica perfectamente la forma de hacer cosas del Ayuntamiento de Salamanca, de su equipo gobernante desde hace mucho tiempo. Sus dificultades son tan evidentes que exigía una atención especial al diseñarla, incluso aunque nadie en sillas de ruedas la use habitualmente, siempre existe esa posibilidad..

Hace años que el Ayuntamiento decidió apostar por la accesibilidad universal, aunque el paso del tiempo la convierte en realidad en una política de gestos, avanzamos con lentitud y disfunciones. No olvidemos que tuvimos un Plan de Accesibilidad financiado por el gobierno, que despreció en su momento el Partido Popular y se quedó en nada, algo demasiado habitual. Al menos siempre se ha respetado la adquisición de autobuses de piso bajo y rampa, aunque en algún caso fuera un modelo extraño. Pero de poco sirve esto si no está acompañado de itinerarios peatonales, y paradas adecuadas, que conviertan en útil ese modelo de vehículo.

Y la parada que comento lo explica perfectamente. Tiene la ventaja de que el autobús para en el mismo carril de circulación, aunque este tiene una ligerísima curva esta no es problemática, por lo que no debería existir ningún problema para acceder o descender del vehículo. Este aparece cuando el usuario en silla de ruedas quiera continuar su camino hacia el Arrabal, sencillamente su entorno no está adaptado. No puede realizar un recorrido hacia ningún lugar del Barrio sin encontrarse con escalones en las aceras, incluso aunque realice rodeos exagerados. No hay que ir muy lejos de la parada para encontrar esos problemas como muestran las fotografías.

La paraa queda fuera de la imagen al fondo a la izquierda, lo que se muestra es que si seguimos en esta dirección  las dificultades para abandonar la acera son insalvables.

Lo que pretendo indicar, una vez más, es que las políticas, de accesibilidad en este caso, deben tener una perspectiva amplia, no de detalles. Bueno, debe ser detallista desde la globalidad, se puede convertir en accesible y de forma impecable un área de la ciudad pero “olvidarse eternamente” de un par de bordillos y lo realizado no sirve para nada. Que es el caso, tenemos un autobús con plataforma baja y rampa, y una parada más o menos adecuada, pero su entorno está rodeado de bordillos inaccesibles. En nuestra ciudad existen casos eternos de cruces de calzada donde el bordillo de un lado está rebajado y el otro no, o medianas sin rebaje que convierten en inútiles los rebajes de las aceras a ampos lados de la calzada. También hay ejemplos como el realizado hace años con la colección de “rebajes” de acera en Van Dyck, por ejemplo, con bordillos altos y la falta de orejas en los cruces que posibilita a los coches taparlos cuando la ORA no está vigente y triunfa la ilegalidad en el aparcamiento.

Y ya que estamos con la accesibilidad en el transporte público, lo instalado en el interior de los vehículos como la megafonía que anuncia las paradas (estas siguen sin tener ninguna identificación en las mismas) y pantallas tienen un funcionamiento sorprendente. La megafonía, algunas con grabaciones incorrectas, no se oye y las pantallas tienen letras pequeñas o directamente no funcionan, al igual que las instaladas en muchas paradas. Para qué se ha realizado el gasto, ¿para que se vea pero no sirva para nada?, o ¿es un simple reflejo de una forma de gobernar basada en gastos inútiles que se lleva alguien pero nunca pensando en el interés general?. Como creo que la idea es buena, la reclamo desde hace años, alguien debería tomar decisiones y arreglar el desaguisado. Aunque a lo mejor el partido de no sabe nada no se entera dado que no parecen muy habituales del transporte público. Aprovecho para recordar que existe un acuerdo de Pleno Municipal para realizar un Plan de Accesibilidad en la ciudad, del que parece que el PP se ha olvidado.