Sábado, 16 de diciembre de 2017

Casi la mitad de los contratos indefinidos no duran más de un año

El sindicato lamenta la devaluación salarial y un 47% de los parados sin derecho a prestación

La hostelería es el sector con mayor procentaje de empleos precarios

El mercado laboral español no resistiría una nueva crisis económica mundial, como advierten desde algunas instancias macroeconómicas", ha denunciado hoy la secretaria de Política Social, Empleo y Seguridad Social de UGT, Mari Carmen Barrera. Y no lo resistiría por su extremada debilidad, ha asegurado Barrera, que ha avisado de que ante otra recesión económica la tasa de desempleo volvería a situarse en un 26-30% y habría de nuevo más de 6 millones de parados.

Ésta es la principal conclusión que se extrae del balance de la situación del mercado laboral en España que hoy ha presentado el sindicato: 'La precariedad se extiende' es, de hecho, su título. Efectivamente, UGT admite que se está creando empleo, pero denuncia que sobre todo se trata de contratos temporales. Mientras los indefinidos aumentan a un ritmo que no llega al 2%, los temporales lo hacen a tasas superiores al 10%. En el último trimestre de 2016, 2,8 millones de trabajadores lo eran a tiempo parcial. Y de ellos, el 63% lo hacía obligado, un porcentaje que prácticamente se ha duplicado durante la crisis (en 2007 era del 33%). Y, para colmo, los contratos que se firman cada vez tienen una duración menor, hasta el punto de que uno de cada cuatro es de menos de siete días: suponen un 24,7% de los contatos temporales, frente al 15,1% de 2007, casi diez puntos más.

Pero la precariedad laboral no solo afecta a los contratos temporales, sino que también está fectando al empleo indefinido, que cada vez es más inestable. Así, casi cuatro de cada diez contratos indefinidos firmados no duran más de un año (el 36,5%) y, además, el peso de los contratos a tiempo parcial de carácter indefinido sobre el total de indefinidos ha pasado de un 27,5% en 2007 a un 42,6% en 2015.

Por otra parte, es indudable que los salarios han bajado, y lo han hecho en todos los grupos, pero el impacto ha sido mucho mayor en las rentas más bajas. Así, Barrera ha denunciado que el 30% de trabajadores con salarios más bajos ha visto reducido su sueldo entre un 10% y un 23% en comparación con los más altos, que en el mejor de los casos su devaluación ha sido del 3%. "Crecen las rentas y salarios más altos, mientras que los más bajos no crecen o decrecen, una situación que se tendría que invertir", ha defendido Barrera, tras señalar que entre 2009 y 2015 las rentas salariales disminuyeron en 39.000 millones, frente al aumento de 5.000 millones de las rentas empresariales.

Paros y movilizaciones

Ante esta "situación límite", el secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, ha amenazado al futuro Gobierno con introducir "elementos de confrontación", como movilizaciones y paros en determinados sectores, e incluso "llegar hasta las últimas consecuencias", si no se sienta a negociar para alcanzar acuerdos.

"Con toda seguridad tendremos que introducir elementos de presión con el objetivo de llegar a acuerdos, de volver a recuperar los equilibrios porque se han roto los equilibrios de una forma violenta, brutal por parte del Gobierno del PP", partido al que Pino ha acusado de "cargarse" la negociación colectiva y aprobar una reforma laboral que ha creado "un determinado perfil de empresario esclavista".

Fuente El Norte de Castilla