Viernes, 15 de diciembre de 2017

Reino Unido decide salirse de la Unión Europea

Cameron anuncia su intención de dimitir en octubre tras imponerse la salida del ámbito comunitario con un 52% de los sufragios

La mayoría de los ingleses no quiere estar en la Unión Europea. El escrutinio del referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea se desarrolló lentamente y reflejó, no obstante, la enorme igualdad entre partidarios y detractores de la continuidad en el ámbito comunitario. Una dura pugna que depende en gran medida del dato de participación, que ronda el 72% tras el análisis de más de tres cuartas partes de las 382 áreas en las que se ha dividido el territorio británico.

La salida de la UE se impone con un 52% de los sufragios tras el recuento en más de 365 de las 382 zonas, aunque los resultados definitivos no se conocerán hasta el mediodía. Más de 14 millones de votantes se han decantado por abandonar el grupo de los Veintiocho, mientras que 13 millones han apostado por la continuidad, aunque aún quedan por escrutar miles de votos.

El avance del 'brexit' ha generado nerviosismo en los mercados internacionales con una fuerte caída de la libra, de más del 8% frente al dólar y a unos niveles no vistos desde 1985, informa la agencia Colpisa.

Gibraltar, el primer territorio británico en desvelar resultados oficiales, ha cumplido los pronósticos y ha optado por la continuidad en el marco comunitario con un aplastante 96% de los votos.

Asimismo, la 'City' de Londres, centro financiero de la capital británica, ha votado abrumadoramente a favor de la permanencia en la UE con un 75% de los apoyos -3.312 votos- frente al 25% obtenido por el 'brexit' -1.087 papeletas-. Un apoyo que también se ha dejado notar en Liverpool con un 58% de los sufragios.

El respaldo a la continuidad también ha sido muy elevado en la mayor parte de Escocia. Así, en Glasgow, dos terceras partes de los electores se han decantado por el 'remain'.

Por otro lado, Sunderland, la ciudad del norte de Inglaterra que suele ser la primera en ofrecer resultados en cada elección que se celebra en territorio británico, ha optado por el 'brexit' con un 61% de los sufragios. En la misma línea han votado en Middlesborough, donde esta opción ha alcanzado un 65,5%.

Mientras, en la también norteña Newcastle el recuento se ha saldado con un ajustado 50,7% por la permanencia en la UE.

La libra alcanza su valor más alto en medio año

Los británicos han votado en una histórica jornada que podría cambiar el rumbo del país y el continente y hundir los mercados financieros. Tras dos meses de una tensa campaña, 46,5 millones de electores estaban llamados a responder a la pregunta: "¿Debe el Reino Unido seguir siendo miembro de la Unión Europea o abandonar la Unión Europea?".

En un día de lluvias torrenciales en Londres y el sureste, inundaciones en colegios electorales, y transporte público fuertemente perturbado, los electores parecen determinados a zanjar, votando, este debate que ha crispado a la sociedad británica.

"Estaré muy contento cuando todo esto acabe... siempre y cuando acabe como a mí me gustaría", señala el "drag queen" Ben Gidden, de 27 años, que ha votado en el norte de Londres.

Los sondeos han dado alternativamente sudores fríos y euforia a los partidarios de uno y otro campos. Sin embargo, la bolsa de Londres y las grandes plazas europeas cerraron con fuertes alzas movidas por la convicción de que el Reino Unido seguirá en la UE.

Las apuestas han acabado siendo mejor termómetro que las encuestas en los últimos comicios -generales y referéndum de independencia-, y éstas eran claras: 81% de posibilidades de que gane la permanencia.

El primer ministro británico, David Cameron, que fue quien decidió convocar el referéndum y que se juega su futuro político en la consulta, ha votado en el centro de Londres poco después de la apertura, sin dar declaraciones.

Nunca un país abandonó la UE

Nunca antes un país abandonó la Unión Europea desde el nacimiento del proyecto europeo en los años 50, cuando todavía humeaban los escombros de la Segunda Guerra Mundial y la mitad del continente vivía en dictaduras, y hasta ahora, que engloba a 28 países democráticos.

El Reino Unido se sumó a ella en 1973, pero ya en 1975 celebró un primer referéndum para acallar a los euroescépticos, con victoria de la permanencia. El jueves afronta otro, que difícilmente zanjará el debate.

La salida británica podría hundir la libra y las bolsas, propiciar el abandono de otros países, acabar con la carrera política de David Cameron, atizar las demandas de los independentistas escoceses y de los republicanos norirlandeses, y dejar en el limbo a millones de inmigrantes europeos en el Reino Unido y de británicos en la UE.

Para quienes la desean, sin embargo, la ruptura con Bruselas permitiría al Reino Unido reverdecer laureles, devolverle a su ámbito natural, el mundo anglosajón, frenar la inmigración y, usando su mantra, "recuperar el control del país".

No habrá más concesiones de la UE

En cualquier caso, avisó el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, no habrá más concesiones al Reino Unido después del referéndum. "Los políticos y electores británicos tienen que saber que no habrá ningún tipo de renegociación", ha dicho Juncker. Cameron "obtuvo lo máximo que podía recibir, dimos lo máximo que podíamos dar".

Los dirigentes de más de la mitad de las 100 principales empresas británicas pidieron en The Times el voto a favor de la Unión Europea, al considerar que la salida provocaría "un choque económico" especialmente doloroso para las pequeñas empresas.

El ex primer ministro conservador John Major, pro-UE, acusó a los líderes del 'brexit' de "enterradores" de la prosperidad británica, y defendió a la inmigración, muy vilipendiada durante la campaña.

Por su parte, el eurófobo Nigel Farage, líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), calificó la jornada como "el día de la independencia", y afirmó que se trata del triunfo de gente "decente" que se ha enfrentado a las grandes corporaciones y los bancos, que pedían la permanencia británica en la UE. El político afirmó que el pueblo británico ha conseguido desprenderse de la UE sin "haber disparado una sola bala".