Sábado, 16 de diciembre de 2017

La chirriante traca final de la campaña

El monumental escándalo en el que se halla envuelto el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha obligado al Partido Popular a desplegar toda una contraofensiva tratando de conseguir el mas difícil todavía: presentar a un conspirador cazado in fraganti como víctima de una conspiración. No es fácil que cuele, pero por intentarlo que no quede.

El hecho es que los candidatos y dirigentes populares han tenido que redoblar su esfuerzo en unos días en que su argumentario estaba centrado en apelar al voto útil en detrimento de Ciudadanos, lanzando el mensaje de que votar a Albert Rivera en las provincias donde no va a obtener representación es hacer directamente el juego a la “patulea” de Unidos Podemos. La estrategia del voto útil, en este caso combinada con el del miedo, no es precisamente novedosa, pero nunca se había desplegado de forma tan explícita y con tanta agresividad, señalando las provincias en las que votar a un partido es tanto como tirar el voto.

El PP de Segovia, que no las tiene todas consigo sobre la consecución de su segundo diputado, precisamente el escaño que ocupaba Gómez de la Serna, no se está andando con rodeos. “Aquí, en Segovia, Ciudadanos no puede ganar ningún diputado. Si no votas al Partido Popular, losextremistas pueden acabar en La Moncloa”, dice literalmente su publicidad.

Lo más paradójico es que en determinadas provincias esta estrategia del PP beneficia directamente a Unidos Podemos. Es el caso de Salamanca, donde los populares tienen asegurados dos escaños, el PSOE uno y el cuarto se lo disputan Podemos y Ciudadanos. Pese a que tiene imposible sacar un tercer diputado -para ello tendría que triplicar en votos a estos dos últimos partidos- el PP salmantino se obstina en reclamar el voto útil de C´s, haciendo con ello un gran favor al candidato de Podemos.

Pero si hay algo que ha chirriado en estos últimos días es ver a Juan Vicente Herrera poco menos que consternado ante el “drama democrático” (sic) que supondría el desplome electoral del PSOE. Tremendo disgusto el que si iba a llevar el presidente regional si se cumpliera el pronóstico del CIS y el PP acaparara los tres diputados a elegir en Ávila y los dos de Soria, dejando a los socialistas sin representación en ambas circunscripciones… ¡Que cosas hay que oír en campaña electoral…!