Jueves, 14 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

El fuego mágico de la Noche de San Juan vuelve a iluminar la ciudad dos décadas después

CIUDAD RODRIGO | Los Bomberos se encargaron de prender la hoguera, en la que también ardió el Árbol de los Deseos construido en el Espacio i

Ciudad Rodrigo volvió a celebrar a lo grande, unas dos décadas después, la noche más corta y mágica del año, la de San Juan, con una hoguera en la Puerta de Santiago que parecía en cierta medida ‘pequeña’ pero que rápidamente desprendió tal calor que los numerosísimos mirobrigenses que se habían congregado allí fueron retrocediendo hacia atrás para coger distancia con el fuego.

La iniciativa de volver a celebrar la Noche de San Juan fue del Espacio i, que decidió festejarla como forma de recuperar una antigua tradición, de defender la igualdad, y de involucrar a los jóvenes. En éste último sentido, fueron jóvenes los encargados de construir el elemento totalmente original que tenía la hoguera: un Árbol de los Deseos donde cualquier persona que quiso pudo escribir deseos o malas cosas (dependiendo del gusto) con el objetivo de que se cumplan o desaparezcan de las vidas de esas personas.

Esos pensamientos pudieron ser escritos en unos originales pajaritos (parecidos al logo de la red social Twitter) que habían elaborado los alumnos de los talleres de coeducación del Espacio i, y que estaban repartidos por unas mesas en torno al lugar donde estaba el Árbol de los Deseos (fueron colocados en la ‘copa’ del Árbol) junto a una importante colección de madera, entre ellos varios muebles viejos.

Esos elementos habían sido llevados hasta allí en las horas previas, en las que también había comenzado la celebración de la Noche de San Juan, con un cuentacuentos para mayores a cargo del zamorano Guti en el Centro de Mayores de El Puente. Esta misma persona fue la encargada de animar la espera, con otra sesión de cuentacuentos, en la propia Puerta de Santiago.

Inicialmente ese cuentacuentos estaba previsto que tuviera lugar en el Campo de Carniceros, pero se trasladó de lugar. No fue el único cambio de la noche, ya que la celebración no pudo contar con Lokomotores Electrocharanga, la agrupación que iba a animar la velada con un pasacalles. Según explicó la organización, la furgoneta les había dejado tirados de camino a Miróbriga.

A cambio, sonó buena música desde el momento en que empezó a arder la hoguera, que estuvo precedido por un manifiesto leído por la actriz mirobrigense Pilar Borrego, que habló sobre el significado de la Noche de San Juan, y varias vivencias personales en torno a la misma. Como conclusión de su intervención, Pilar Borrego colocó en el árbol su propio deseo, que estaba escrito en un papel en el que se leía con grandes letras ‘Respeto’.

Los bomberos de Ciudad Rodrigo se encargaron de prender la hoguera, aunque sólo la pira central de madera, dejando que el Árbol de los Deseos ardiera a partir de las llamas del otro bloque. Este Árbol, hecho a base de cartón, se vino rápidamente abajo, a la par que el calor comenzaba a ser creciente, con lo cual todo el mundo fue alejándose de la hoguera. Incluso los que estaban viéndola desde la muralla sintieron ese intenso calor.

Una vez disminuyó la fuerza del fuego, el público comenzó a marcharse en un largo goteo, quedando unos cuantos ‘supervivientes’ para ver el final de la hoguera. Entre que los bomberos estaban esperando a que se marchase el público para apagarla, y que el público estaba esperando justamente a que la apagasen, finalmente los bomberos tomaron la iniciativa, y estuvieron sofocando (durante varios minutos) las brasas.

Justo cuando empezaban a intervenir, dos mujeres se animaron a saltar la hoguera, o mejor dicho, una de sus esquinas.