Jueves, 14 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

La nueva cara de El Picón altera la habitual entrada para niños a La Pesquera

CIUDAD RODRIGO | El montón de arena para los más pequeños se ha echado este año junto a uno de los extremos de la presa

Las temperaturas siguen siendo muy altas en estos primeros días del verano de 2016, con lo cual la isla de El Picón de Ciudad Rodrigo se va convirtiendo día a día (o mejor dicho, tarde a tarde) en el gran centro de encuentro y disfrute de los mirobrigenses, yendo en aumento el número de ellos que se animan a probar el estado del agua del Águeda.

Estos primeros chapuzones del verano en La Pesquera son un poco más complicados que en años anteriores. Por un lado, el río baja más crecido, lo que dificulta el tránsito por la pasarela de la presa.

Por otro lado, en estos días se está ‘estrenando’ la nueva imagen de El Picón tras la reforma de los meses finales de 2015, lo que afecta especialmente a los más pequeños, que han visto cómo ha cambiado por completo su habitual zona de entrada al agua.

En este sentido, el césped preside ahora esa zona, aunque es previsible que poco a poco vaya desapareciendo. De hecho, entre la fotografía superior (de la mañana del jueves), y la inferior, de hace unos días, ya se puede apreciar cómo se ha empezado a ‘dañar’ el césped más cercano al agua al entrar y salir gente al agua, especialmente niños. Precisamente, esa entrada al agua está generando algunos problemas.

Según una queja recibida en la jornada del miércoles por Ciudad Rodrigo Al Día, la zona tiene ahora mismo “una altura considerable” y es “súperpeligroso”, apuntando este comunicante que “se cayó una señora estando nosotros”, mientras que “los niños se caen todos porque la altura al agua es bastante”. Como se puede apreciar en la imagen superior, efectivamente ha quedado una ‘pendiente’ algo pronunciada desde la zona con hierba hasta el agua, que a un adulto no le da demasiados problemas, pero sí a niños pequeños.

El concejal delegado de Medio Ambiente, Manuel Choya, apuntó en la mañana del jueves que, “si hay problemas de seguridad, se puede mirar”, ya que es ahora cuando verdaderamente se está ‘estrenando’ El Picón pese a que la reforma se hizo hace medio año. Entre las posibles soluciones puede estar que ‘desaparezca’ esa pendiente de entrada al agua echando arena dentro del agua.

Donde no va a haber variaciones es en lo que se refiere a la arena fuera del agua. Según explica Manuel Choya, debido a la plantación del nuevo césped, no era posible –para no dañarlo- que entrase un camión para echar un montón de arena en el lugar clásico de entrada de los niños al agua. Además, Manuel Choya explica que allí no es conveniente echar ahora arena ya que por debajo ha quedado la línea de los aspersores para el riego automático.

Ante ello, había que buscar “un sitio alternativo” para echar arena, decidiéndose, a modo “de prueba”, colocar un montón en el extremo de la presa de La Pesquera que está unido a la isla de El Picón.