Lunes, 11 de diciembre de 2017

Las carreteras de la región registran 43 accidentes con 54 muertos en 2016

La DGT intensificará este verano la vigilancia en las carreteras convencionales de Castilla y León
Tráfico intensificará la vigilancia en las carreteras con el inicio del verano

n una especial atención al tráfico sobre todo en las carreteras convencionales, frecuentadas por ciclistas y motoristas, así como a la vigilancia del uso del cinturón de seguridad y de los teléfonos móviles, se ha incidido en la reunión de análisis y coordinación sobre tráfico en las carreteras de Castilla y León que ha presidido esta mañana en Valladolid la delegada del Gobierno en esta región, María José Salgueiro –acompañada por el subdelegado en Valladolid, Luis Antonio Gómez Iglesias-, con asistencia de la coordinadora regional de la DGT y jefa provincial de Tráfico de Valladolid, Inmaculada Matías; el coronel jefe del Sector de Tráfico de la Guardia Civil de Castilla y León, Ramón Campillo, y el capitán jefe del Subsector de Tráfico Valladolid, Manuel Martín.

En la reunión, entre otros asuntos, se ha analizado la accidentalidad mortal en las carreteras de Castilla y León en lo que va de año, las previsiones y medios a tenor de las características del tráfico en verano, las operaciones especiales de la Dirección General de Tráfico (DGT), para la época estival, así como las campañas divulgativas y otras medidas previstas.

Accidentalidad en las carreteras de Castilla y León

En lo que va de 2016, hasta la fecha de ayer 22 de junio, se han registrado en las carreteras de Castilla y León 43 accidentes mortales con 54 fallecidos, 12 heridos hospitalizados y 12 heridos leves, en las carreteras de Castilla y León

En comparación con el mismo período de 2015, se ha registrado un descenso del 6,52% en el número de accidentes mortales, con 3 accidentes mortales menos y 3 víctimas mortales menos (-5,26%) que en 2015. Además, se ha registrado un importante descenso tanto en el número de heridos hospitalizados (26 en el año 2015 y 12 en el año 2016 con un descenso del 53,85%) como en el de heridos leves (23 en el año 2015 y 12 en el año 2016 con un descenso del 47,83%).

Análisis del tráfico en Castilla y León

A fecha 20 de junio de 2016, los accidentes mortales más frecuentes son por salida de la vía (20 accidentes que representan el 46,5% del total) y por colisión (18 accidentes, el 41,9%), que, en conjunto, representan el 88,4% del total; en los 20 accidentes por salida de la vía se han registrado 24 fallecidos, un 44,4% del total, y en los 18 por colisión, 25, un 46,3% del total.

En torno al 70,4% de los fallecidos en vías interurbanas se registran en carreteras convencionales. En ese tipo de vía el mayor porcentaje de fallecidos, el 47,4% de los fallecidos se debió a accidentes en los que el vehículo colisionó, mientras que un 42,1% de los fallecidos se debió a salida de la vía. En las vías de gran capacidad, el 46,7% de los fallecidos son por salida de la vía del vehículo y el otro 46,7%  por colisión. Como factor concurrente en los accidentes mortales, la conducción distraída/somnolencia (22)  supone el 51,2% del total, seguida de la velocidad inadecuada (9) con un 20,9% del total.

En los accidentes con factor concurrente conducción distraída/somnolencia se han registrado 28 fallecidos, un 51,9% del total y en los de velocidad inadecuada  10 fallecidos, un 18,5% del total.

En cuanto al tipo de vehículo en que viajaban las víctimas mortales, el 66,7% de los fallecidos viajaban en turismo (36 fallecidos en 28 turismos), el 7,4% de los fallecidos viajaban en camión (4 fallecidos en 3 camiones), el 9,3% de los fallecidos viajaban en motocicleta (5 fallecidos en 5 motocicletas),  el 3,7% viajaban en furgoneta (2 fallecidos en 2 furgonetas) y el 1,9% de los fallecidos viajaban en quad (1 fallecido). Además se han registrado 3 accidentes mortales con implicación de bicicleta con resultado de 3 fallecidos y 3 accidentes mortales por atropello a peatones con resultado de 3 personas fallecidas.

Por este motivo, la DGT intensificará este verano la vigilancia en carreteras convencionales frecuentadas por ciclistas y motoristas.