Sábado, 16 de diciembre de 2017

Las muertes en Salamanca casi doblan a los nacimientos  

Según INE, en 2015 en la provincia se registraron más de 2.300 inscripciones de nuevas personas, mientras que fallecían cerca de 4.000

La despoblación y el envejecimiento marcan la radiografía demográfica de Salamanca

Según los datos publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística, en 2015 en la provincia de Salamanca se registraron más de 2.300 nacimientos, mientras que fallecían cerca de 4.000 personas. Es decir, que el drama de la despoblación sigue avanzando, ya que a estos datos habría que añadir los de aquellos que, por motivos laborales, también abandonan las tierras charras.

Natalidad

Según datos provisionales, durante 2015 nacieron en España 419.109 niños, es decir, 8.486 menos que el año anterior (un 2,0% menos). Desde 2008, cuando nacieron 519.779 niños (el máximo en 30 años), el número de nacimientos se ha reducido un 19,4%.

La tasa bruta de natalidad se situó en 9,0 nacimientos por cada mil habitantes, dos décimas menos que la registrada en 2014. El número de mujeres entre 15 y 49 años (en edad de ser madres) continúa bajando desde 2009 debido a tres razones.

En primer lugar, porque ese rango de edades está formado por generaciones menos numerosas nacidas durante la crisis de natalidad de los 80 y primera mitad de los 90. En segundo lugar, por el menor flujo de inmigración exterior. Y, en tercer lugar, por el mayor número de emigraciones al exterior de los últimos años.

A pesar de la reducción en el número de nacimientos se produjo un aumento en el indicador coyuntural de fecundidad o número de hijos por mujer (que se situó en 1,33 frente a los 1,32 del año 2014) dada la disminución en el número de mujeres en edad fértil.

Por su parte, la edad media a la maternidad se elevó hasta los 31,9 años en 2015, frente a los 31,8 del año anterior. De los 419.109 nacimientos que tuvieron lugar en España, 74.842 fueron de madre extranjera, lo que supuso el 17,8% del total, mismo porcentaje que el año anterior.

El aumento de la fecundidad se apreció tanto entre las mujeres españolas como en las extranjeras, si bien el incremento fue más notable para estas últimas. Este indicador se situó en 1,28 hijos por mujer española (una centésima más que en 2014) y en 1,65 hijos por mujer extranjera (cuatro centésimas más).

En términos medios, las madres españolas tuvieron sus hijos tres años más tarde que las extranjeras. En ambos casos, la edad media a la maternidad volvió a retrasarse (una décima), hasta situarse en 32,4 años para las españolas y en 29,4 años para las extranjeras.

Mortalidad

Durante 2015 fallecieron en España 422.276 personas, lo que supuso un 6,7% más que en el año anterior. La tasa bruta de mortalidad se situó en 9,1 defunciones por mil habitantes, frente a 8,5 del año anterior. La tasa de mortalidad infantil fue de 2,8 defunciones por cada mil nacidos vivos, la misma que en 2014. Esta tasa se mantiene por debajo del umbral del 3,0 por mil desde 2013.

Esperanza de vida

La esperanza de vida al nacimiento disminuyó en 2015 respecto al año anterior en 0,2 años y se situó en 82,7 años. Por sexo, en los hombres alcanzó los 79,9 años (0,2 menos que en 2014) y en las mujeres se situó en 85,4 años (0,3 menos). De acuerdo a las condiciones de mortalidad del momento, una persona que alcanzara los 65 años en 2015 esperaría vivir de media, 18,8 años más si es hombre y 22,7 más si es mujer.

Crecimiento vegetativo

Según datos provisionales, el crecimiento vegetativo de la población residente en España (es decir, la diferencia entre nacimientos de madre residente en España y defunciones de residentes en el país), fue negativo en 2015 en 2.753 personas1 . Es la primera vez que esto sucede desde que se dispone de datos anuales en la serie histórica homogénea.