Sábado, 16 de diciembre de 2017

Instrucciones para ir a Votar

DENTRO DEL CICLO RECREACIONES, ODAS y OTRAS MANERAS DE PERDER EL TIEMPO PENSANDO.  

Antiguamente la vieja costumbre exigía que el día de voto, la persona fuera de punta en blanco. Quizás por aquello de las apariencias, que es muy nuestro, o quizás por pura cuestión metodológica, pues se aprovechaba de esta manera el mismo atuendo para votar y para ir a misa. Sin embargo la actualidad  exige y reconmienda que para el ejercicio de este noble acto, más allá de ropajes y complementos, lo principal sea que la directriz de la cabeza esté alineada con los músculos de la mano, bien el individuo sea de izquierdas o de derechas, quiero decir zurdo o diestro.

Confluida la anterior alineación, la importancia devendrá del impulso electrico determinado por la cantidad y calidad de las neuronas que tenga el sujeto - votante en el cerebro, al cual seguirá un espasmódico movimiento del abductor corto del pulgar que desencadenará a su vez un efecto tenaza en la papeleta a través de la confluencia del tendor de flexor profundo y superficial del dedo índice.

Se recomienda igualmente, que una vez llegue al colegio electoral, no suelte la papeleta y siga las instrucciones anteriormente citadas evitando mirar a ambos lados, pues pudiera encontrarse elementos externos que amenacen cambios cognitivos en su conducta. Dicha acción le servirá frente a mensajes delirantes llenos de coletas socialdemócratas, rosas marchitas, pomelos jugando a ser naranjas o ceceos corrompidos que le han acribillado su mente durante los últimos meses y han desgastado su bolsillo a base de propaganda barata por duplicado.  

Debe recordar por último, que una vez situado delante de la caja transparente, tendrá que forzar un espasmódico movimiento antagónico al anterior que determinó la acción  de tenaza y que desencadene por tanto un efecto contrario a lo definido en el primer consejo, liberando de esta manera la papeleta del yugo de los dedos y permitiéndole a esta aposentarse suavemente sobre el interior. Alli dormirá tranquila. De no acertar, su voto será nulo, pues no valdrá. Quizás como aquellos que figuran en el interior de la misma.