Martes, 12 de diciembre de 2017

La morosidad de la banca baja al 9,91% y se mantiene en niveles de julio de 2012

La cifra total de créditos dudosos ha caído en los últimos meses hasta 127.735 millones de euros, 1.487 millones de euros menos que a principio de año

La morosidad de los créditos concedidos por los bancos, cajas y cooperativas a particulares y empresas ha bajado al 9,91% en los últimos meses, manteniendo los niveles de julio de 2012, según los datos provisionales hechos públicos por el Banco de España. Esta cifra incluye el cambio metodológico en la clasificación de los Establecimientos Financieros de Crédito (EFC), que han dejado de ser considerados dentro de la categoría de entidades de crédito.

La cifra total de créditos dudosos ha caído en abril hasta 127.735 millones de euros, 1.487 millones de euros menos que el mes anterior. En un año, los dudosos se han reducido en 33.872 millones, equivalente a un 20,95%. Así, la morosidad de la banca se ha reducido en 3,69 puntos porcentuales respecto al máximo histórico marcado en diciembre de 2013, cuando se situó en el 13,6%.

La caída de la morosidad se ha producido en parte al mantenerse en abril el descenso en el crédito global del sector. En concreto, se ha reducido en 4.794 millones de euros, un 0,37%, hasta los 1,288 billones de euros. En términos interanuales, el crédito global ha caído un 4,71%. Sin incluir los datos metodológicos, la ratio de morosidad se colocaría en el 10,1%, puesto que el saldo de crédito caería hasta los 1,262 billones de euros. En línea con la morosidad, las entidades financieras han reducido sus provisiones respecto al mes anterior en 852 millones, hasta los 75.426 millones. Un año antes, este 'colchón' se situaba en 94.949 millones de euros.

Estancamiento de la economía

Siguiendo la dinámica de los últimos meses, las caídas tanto en el volumen de los créditos totales como en el de los créditos dudosos se han mantenido. No obstante, pese a lo positivo de la noticia y la dinámica positiva, no oculta los grandes problemas económicos de la caída de créditos totales. En este sentido se advierte que hablar de recuperación económica en pleno desapalancamiento financiero es una quimera en un sistema sostenido por el consumo y la deuda que lo capacita.

Fuente: El Norte de Castilla