Lunes, 18 de diciembre de 2017

Castilla y León ahorra 1.400 millones con la reducción de los entes públicos de la Junta

Tras llegar a tener 94 organismos, la región cuenta ahora con 61 por las fusiones y supresiones. Una fundación disuelta fue el CEI Studii Salamantini

Imagen del patio de Escuelas Mayores de la Universidad de Salamanca

El objetivo era reducir, racionalizar y sanear la colección de entes públicos dependientes de las comunidades autónomas sobre todo para ahorrar porque, como dijo en su día el ministro Cristóbal Montoro, existía «superposición de competencias, despilfarro y sobredimensionamiento de plantillas». El punto culminante de la ‘fiesta’ en el caso de Castilla y León tuvo lugar en el año 2011, cuando la comunidad llegó a contar con 94 entes de titularidad regional, nueve más que en el inicio de la crisis, en 2008. La ADE era un organismo con cuatro cabezas y cada aeropuerto de la región llevada anexo su consorcio de promoción correspondiente. A partir de ahí se produjo un punto de inflexión y a día de hoy, con datos del 1 de enero de 2016, la Junta tiene un inventario de 61 entes públicos (con dos de ellos, el Centro Europeo de Empresas e Innovación y León Alta Velocidad, en proceso de liquidación).

La lista de fundaciones disueltas es la más larga. Ciudadanía Castellana y Leonesa en el exterior y Cooperación al Desarrollo; Hospital Clínico Veterinario de Castilla y León; Campus de Excelencia Internacional Studii Salamantini; Instituto de Investigaciones Biomédicas de León; Agregación de Fundaciones Benéfico Particulares de la Provincia de Valladolid; la Fundación Social de Segovia; la Agregación de Fundaciones Benéfico Particulares de la Provincia de Palencia; etc.

Comparada la situación con la del año 2012, que es el año en que el PP llegó al Gobierno y es el ejercicio que toma el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas para reflejar la evolución por comunidades, Castilla y León ha materializado una reducción de 25 entes, el 29%, frente a una media autonómica (sin el País Vasco) del 21,5%. La que mayor recorte porcentual ha aplicado es Baleares, del 54%, y aun así sigue teniendo 80 entes. La que menos es Andalucía, del 9,4%, y conserva 326 entes.

Camino por recorrer

Según el Inventario de Entes del Sector Público que elabora el ministerio, en la actualidad existen en España 1.989 entes públicos (el listado incluye organismos administrativos, comerciales, autónomos, entidades públicas empresariales, entes públicos, agencias, consorcios, fundaciones, sociedades mercantiles, universidades, etc.), frente al récord de 2.445 que llegó a haber en 2011.

Es común que los partidos que no gobiernan acusen a los que ocupan el poder de crear y mantener todas estas entidades con la finalidad de crear puestos de trabajo artificiales, esquivar el control del gasto de la Administración y eludir el examen de los interventores públicos.

Según la última información facilitada, con los entes que la Junta ha suprimido han desaparecido 565 empleos, que tenían un coste anual de casi 17 millones de euros. El ahorro total estimado en el periodo 2011-2015 asciende a 41,2 millones, la tercera cifra más alta por detrás de las de Madrid (861,5 millones), la C. Valenciana (393,7 millones) y Cataluña (296,4). Además, las medidas adoptadas en los organismos que han ‘sobrevivido’, han llevado consigo, en los mismos cuatro ejercicios, una reducción de personal de 3.562 efectivos y un ahorro estimado de 1.365 millones de euros.

Es decir, en total la comunidad autónoma consiguió una reducción de costes derivada del conjunto de medidas de reestructuración cifrado en 1.406 millones de euros y el proceso tuvo como ‘daños colaterales’ el envío de más de cuatro mil personas a las listas del desempleo.

El total ahorrado por el conjunto de las comunidades en su cruzada contra lo que antes veían como una buena fórmula y la nueva realidad convirtió unas veces en ruina total y otras en lujo excesivo asciende a 25.786 millones de euros según la estimación del informe del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. Es decir, la parte recortada por Castilla y León supone el 5,4% del total, más o menos el peso que tiene la comunidad en la economía nacional.

Camino recorrido

A lo largo del pasado cuatrienio, la ADE (a secas) absorbió ADE Parques, ADE Financiación y ADE Excal. La empresa de productores de patata (Appacale)se extinguió e integró en el Instituto Tecnológico Agrario (Itacyl);la Fundación para la Formación y el Empleo se fusionó con la Fundación Anclaje; y la sociedad de turismo Sotur se subrogó en la Fundación Siglo.

Asimismo desapareció un ente público, el Instituto de Seguridad y Salud Laboral de Castilla y León, y la sociedad mercantil Promoción de viviendas e infraestructuras (Provilsa). Pero, sobre todo, los cierres han afectado a consorcios y fundaciones. Entre los primeros, además de los aeroportuarios, el de Fomento Musical, o el de Gestión de Instalaciones Deportivas de Ponferrada.

Fuente: El Norte de Castilla