Domingo, 17 de diciembre de 2017

“En Ecuador queda mucho trabajo por hacer y la gente aún tiene miedo”

Raquel Jiménez, miembro del equipo de Comunicación de Cruz Roja, asegura que el agua es el principal problema tras el terremoto

El presidente provincial de Cruz Roja, Jesús Juanes, y Raquel Jiménez

Raquel Jiménez, miembro de la Unidad de Comunicación de Emergencias de Cruz Roja Española, acaba de regresar de Ecuador y ha relatado hoy en la sede de Salamanca la experiencia que ha vivido junto a los afectados por el terrible terremoto registrado en el país hace dos meses y ha explicado cuál es la situación actual. La periodista  ha asegurado que, aunque “ahora se está volviendo a la normalidad, queda mucho trabajo por hacer y la gente aún tiene miedo de volver a sus casas, prefiere seguir viviendo en la calle”.

Acompañada por el presidente provincial de Cruz Roja, Jesús Juanes, Raquel Jiménez ha detallado el trabajo que la ONG viene realizando en Ecuador tras el fuerte seísmo registrado el pasado 16 de abril y ha destacado que las principales líneas de acción se centran en ofrecer una vivienda digna con casi 300 alojamientos temporales progresivos, asegurar el abastecimiento de agua y la higiene porque “se abastecen del agua del río que está muy contaminada”, además de favorecer la recuperación de los medios de vida de las personas que lo han perdido todo a causa del terremoto. Según ha explicado, “viven del camarón y lo han perdido todo porque no hay turismo ni electricidad”.

Raquel Jiménez también vivió en persona las dos últimas replicas del terremoto y ha reconocido que pasó miedo. “La primera nos pilló durmiendo poro la noche y el rugir del terremoto es algo que nunca se me olvidará, al igual que el pánico de la gente de revivir el dolor y la incertidumbre de no saber si iba a ser un tsunami. La segunda réplica se produjo cuando estábamos grabando y me tiró al suelo. Viajando al terreno sabes que siempre puede haber réplicas, pero aunque lo sabes, nunca estás preparado para vivir una situación así”.

Tras su estancia en Ecuador, Jiménez ha subrayado que “de esta experiencia he aprendido del pueblo ecuatoriano que se levanta y se levanta cada vez más fuerte y que juntos, podemos”.

Cruz Roja Española respondió a la emergencia desde los primeros momentos tras el seísmo, enviando materiales de ayuda humanitaria básica como 3.800 mantas y 450 toldos plásticos en un avión fletado por la AECID, así como fondos de emergencia para contribuir en las labores de rescate y colaborar ante necesidades más inmediatas. Ahora quedan allí siete delegados de Cruz Roja Española y el presidente provincial, Jesús Juanes, ha querido recordar que “esto no se acaba aquí, igual que seguimos trabajando en Nepal y en Haití, , también seguiremos ofreciendo nuestra ayuda a Ecuador. Se olvida rápido, pero continuaremos apoyando a las comunidades que han sufrido desastres y utilizando los recursos que nos da la sociedad española para los afectados por el terremoto”.

(1589 Kb)