Sábado, 16 de diciembre de 2017

18-J. Novelty. 19:23 h

 

Quizá unos pocos hoy. Quizá dentro de unos años, ninguno o centenares. Nadie o todos. Los que sean. Los que recuerden o quieran recordar. Los que lo entiendan como un acto de justicia, un desahogo de nostalgia o una tradición a conservar. Cada 18 de junio, porque un 18 de junio, el de 2013, desapareció la Unión Deportiva Salamanca. La que ya no puede volver, como conviene aclarar a los que, casi siempre por desconocimiento, dicen aquello de “a ver si vuelve la Unión”.

 

Un minuto de silencio para evocar tantos sonidos de gol, de casi, de huy, de ay… Tantas tardes preparando la bufanda, el carnet de socio, la manta, el termo, los papelitos para tirar al campo cuando saltara el once blanquinegro, el bocata si era noche copera… Un minuto de silencio que haga callar tanto ruido de sables, tanta palabra sobrante, tanta sentencia y tanta excusa para crear la artificial verdad de que no había otro remedio. Un minuto de silencio para dejar de oír tanto discurso vacío y torpe en torno a esa cosa odiosa que se puso de moda hace tres años, aquello de “el fútbol en Salamanca”. Un minuto de silencio para unirnos todos en torno a la Unión. Los que, una vez despedido su equipo, se han despedido del fútbol, viven el duelo sin prestarle demasiada atención y les basta con recordar lo vivido. Los que hemos decidido apoyar el proyecto de Unionistas como club de socios en homenaje a la Unión, no porque se nos antoje imprescindible tener un equipo en categorías nacionales en la ciudad, sino porque entendimos que una áspera travesía es el único camino deportivo hacia las estrellas. Los que lamentamos que la refundación fuera o sea arropada interesadamente por parte de la prensa y las autoridades locales contra el criterio de muchos socios, despreciando una historia compartida que ya concluyó. Los que esperan el advenimiento de algún magnate, salmantino o foráneo, para recibir al Madrid o al Barcelona en el estadio de la Unión aunque ya no esté ella, algo comprensible dada la presentación del fútbol que hacen los medios de comunicación nacionales, como un mero negocio-espectáculo. Es posible que a muchos se les venga a la cabeza una remontada en la noche de Reyes y a otros nos asalte una derrota ante el San Sebastián de los Reyes, pero todos somos unionistas.

 

Un minuto de silencio para que inunde la Plaza el espíritu fundacional del Novelty, del Paraninfo, de las obras del Calvario… Las promociones fallidas. Los campeonatos de España de aficionados. Las condenas en Tercera. La construcción del Helmántico. El doble ascenso con García Traid y el doble ascenso con Lillo. El gol de Sánchez Barrios. La victoria en el Bernabéu. Alves y sus guantes negros. D’Alessandro y su riñón entregado a la causa. La portería menos goleada siendo un debutante en Primera. Las semifinales de la primera Copa del Rey Juan Carlos en la que se nos atravesó el entonces Rey de Copas. Las invasiones de Burgos y Vitoria. Los valientes de Albacete. Las manifestaciones. Los intentos. Los lloros. Los minutos de silencio de cada 18 de junio a las 19:23 h junto al Novelty.