Viernes, 15 de diciembre de 2017

El debate no aclara la política de pactos en un parlamento fragmentado

Los líderes de los cuatro ‘grandes’ se comprometen a que no habrá elecciones en la única confrontación a cuatro bandas que habrá durante la campaña electoral

Los cuatro líderes posan antes del comienzo del debate en televisión

A la caza de los indecisos y con las encuestas pronosticando una mayoría casi absoluta de la izquierda, Mariano Rajoy (PP), Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Iglesias (Unidos Podemos) y Albert Rivera (Ciudadanos) protagonizaron este lunes el único debate a cuatro de la campaña electoral.

Los cuatro líderes de los cuatro partidos, que en teoría obtendrán más votos, se mostraron firmes con sus ideas y tanto Sánchez, Iglesias y Rivera acusaron a Rajoy de llevar a España en el escaparate en el que está en estos momentos. Se tocaron muchos bloques y en cada uno de ellos los números uno de PP, PSOE, Ciudadanos y Unidos Podemos intentaron mostrar sus reformas e ideas para mejorar el actual panorama español, pero no aclaró la política de pactos si el parlamento se vuelve a fragmentar.

En la primera pregunta, sobre si se comprometen a evitar elecciones, todos los candidatos han mostrado su disposición a hacerlo. "No va a haber nuevas elecciones", dijo Iglesias. "Si de C's depende, habrá Gobierno", afirmó Rivera. En su turno de respuesta, Pedro Sánchez dijo que el signo del Gobierno dependerá de que "salgan a votar todos los socialistas". Y Rajoy respondió el último: "Si los que estamos aquí nos comprometemos a dejar gobernar a quien tenga más votos no habrás más elecciones".

Economía: Rajoy saca pecho

En el primer bloque de Economía, los candidatos de la oposición se han centrado en atacar las políticas económicas del Partido Popular mientras Rajoy las ha defendido. "Las políticas del Gobierno creo que han sido útiles", ha espetado.

"No hay lugar a la autocomplacencia", le ha replicado Sánchez, que ha aconsejado al presidente en funciones "pisar la calle" para ver los resultados de su modelo económico. "Vamos a subir el salario mínimo interprofesional", ha asegurado el socialista, entre otras medidas que, afirma, comparte con los candidatos de Podemos y de Ciudadanos.

Mariano Rajoy ha puesto en duda las críticas a la temporalidad laboral. "El 75% de los trabajadores tienen un contrato fijo y el resto temporal. Ruego que no intenten manipular la realidad”. El presidente en funciones ha sacado pecho de la situación actual de España. "Ya nadie habla de la prima de riesgo", ha manifestado. "Estaríamos como en Grecia", ha dicho, en una clara alusión a Podemos. El líder de la formación morada le ha recordado al popular el informe de la OCDE de que las políticas de austeridad no han sido eficientes.

Antes de entrar en materia, los cuatro candidatos a la Presidencia del Gobierno comenzaron su intervención con un recuerdo para las víctimas de la masacre de Orlando. "Los demócratas amamos la libertad", dijo Rivera.

Políticas sociales: “Se equivoca de adversario”

El segundo bloque ha dado paso a uno de los temas estrellas, las pensiones. Sánchez ha sido el primero en cargar contra el preisdente en funcionar: "pocas personas han hecho tanto daño en tan poco tiempo". El Iíder del PSOE ha insistido en las medidas sociales incluidas en el acuerdo de gobernabilidad que tumbaron Rajoy e Iglesias. "Cuando se gobierna se ve las cosas de otra manera", le ha dicho Rajoy. "Cuando varias personas pierden trabajo, se resienten las pensiones", ha defendido. Por eso la solución está en crear trabajo.

El candidado de Ciudadanos, por su parte, ha propuesto que "la dependencia, la sanidad y la educación" dependan de un fondo común para toda España y ha cargado contra aquellos que proponen promesas sin memoria económica.

Sánchez vuelve por cuarta vez a recordar que no hay gobierno porque Podemos no lo facilitó e Iglesias le responde que "se equivoca de adversario" y ha señalado que tras el 26-J "va a tener que elegir" entre el Partido Popular o Unidos Podemos porque "nadie va a tener mayoría absoluta" y sus votantes le agradecerían, en su opinión, que aclarara con qué formación va a querer negociar.

Corrupción y Cataluña

La corrupción ha cobrado protagonismo en el tercer bloque. Pablo Iglesias ha subrayado que esta lacra cuesta 2.000 euros al año a cada español y ha citado los casos como el de los ERE, que afecta al PSOE en Andalucía, o la trama Púnica, del PP en Madrid. Sánchez se ha preguntado con ironía por qué no ha mencionado a Juan Carlos Monedero. A continuación, ha profundizado en los casos de corrupción del PP. "Usted es un presidente de un partido en b, los españoles no se merecen que sea presidente del Gobierno", le ha espetado a Rajoy.

"No sé qué quiere que le diga", ha arrancado el líder popular tras titubear un segundo antes de mencionar que de Chaves y Griñán, expresidentes socialistas de la Junta de Andalucía, están procesados en el caso de los ERE. "No me hablaría de corrupción si no me afectara a mí", ha asegurado Rajoy antes de decir que él no va a hablar de cosas que le afectan al PSOE.

Rivera también ha atacado a Rajoy por los papeles de Bárcenas y los SMS que envió al extesorero cuando ya se sabía que tenía dinero en Suiza. El candidato de Ciudadanos le ha acusado de "recibir 340.000 euros" en negro antes de pedirle una "reflexión" para que se marche. "No le voy a llamar incedente, no le voy a insultar", ha afirmado Rivera en alusión al cara a cara que mantuvo Sánchez con el candidato del PP en diciembre. Rivera se ha limitado a pedirle que se aparte para dar paso a nuevos equipos y evitar que suba así el populismo.

Rivera e Iglesias han protagonizado a continuación uno de los enfrentamientos más intensos, a cuenta de la financiación de los partidos. El de Ciudadanos le ha recordado que IU tiene 11 millones de deudas con los bancos, justo después de que el líder de Unidos Podemos haya defendido que los partidos no tengan deudas con las entidades financieras. El choque se ha intensificado al salir a colación Venezuela y los 7 millones que recibió una fundación dirigida por Iglesias. "No puedo aceptar que en un debate se acuse de un delito tan grave como financiación ilegal. Hay cosas que no se pueden hacer en un debate", replica el líder de la formación morada.

El siguiente punto de discusión ha sido Cataluña. La propuesta del PSOE es "tender puentes, decir a los catalanes que los estimamos", y defiende una reforma constitucional. Iglesias defendido la celebración de un referéndum en Cataluña como hizo el Reino Unido con Escocia. "Si el PP gobierna cuatro años más se va a querer ir hasta Valladolid", ha señalado Iglesias recordando lo que le comenta un amigo.

"No vamos a renunciar a que España sea lo que quiera el conjunto de los españoles", ha defendido por su parte Rajoy. El candidato del PP ha asegurado que harán que "la ley se cumpla", mientras que el de Ciudadanos ha asegurado que su compromiso "es reformar España y no romperla".

Fuente: El Norte de Castilla