Sábado, 16 de diciembre de 2017
Alba de Tormes al día

Tarde taurina con luces y sombras              

ALBA DE TORMES | Vecinos y forasteros acudieron en masa a la villa ducal, que no vivió su mejor tarde de festejos populares
El Valdefresno era la estrella del festejo y toda la gente estaba deseando verlo

Expectación ante el cartel y tarde descafeinada. Así puede resumirse la tarde taurina organizada por la Asociación Taurina ‘15 de Octubre’. Calles abarrotadas tras más de dos meses promocionales y retraso de una hora sobre el horario previsto, ya que el traslado de la Feria de San Antonio a la plaza de toros y el desmontaje posterior provocó que el festejo comenzase con una hora de retraso sobre el horario previsto.

Salió la primera vaca de Victorino Martín, recibida por Adrián y Pablo. Realizó una salida muy típica del encaste, embistiendo abajo en los barrotes y pensándose la arrancada a los dos mozos que la estaban esperando en la salida. Fue una vaca brava que adquirió muchísimo sentido en poco tiempo y no lo vendió barato.

En segundo lugar lo hizo su compañera de viaje, otra de Victorino Martín de espectacular trapío de la de Las Tiesas de Santamaría. Hizo una salida muy fría en la que Alberto y Xander estuvieron a la altura, tragando y esperándola hasta el final para realizar el alimon. Vaca muy encastada, reservona, pero muy brava. Se aquerencio en la calle de arena. Quería hombres de verdad.

Por último hizo su aparición ‘Dudasabio’, el Valdefresno era la estrella del festejo y toda la gente estaba deseando verlo. Posiblemente sea uno de los toros mejor presentados del año. Reunía armonía en las hechuras, buena expresión, manos cortas, el trapio requerido en un festejo de esta índole. Fue recibido por Diego Sanz,  siempre se ha dicho que lo atanasio es frío de salida, y así fue. ‘Dudasabio’ se lo pensó, dio dos pasos y miro la rosa (en memoria a Juan Carlos Otero "Gallo" de Navalmanzano), una corta arrancada al mozo que lo esperaba y calle arriba. Recibió numerosas rodadas sin darle aire e hizo que el toro se afligiera. Excesiva nobleza tuvo el de Tabera de Abajo, que todo lo hizo y lo quiso por abajo, como los buenos toros.

Ver más imágenes: