Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Ir a la escuela, ¿cuánto antes mejor?

En España la educación formal obligatoria comienza a partir de los 6 años; en Inglaterra los expertos han comenzado a pedir que se atrase

Unos 130 expertos en educación de la primera infancia han abierto un debate en Inglaterra para dirimir cuál es la edad ideal para empezar la escolarización. Han alegado que lo más conveniente para los niños es retrasar su inicio en la educación formal hasta los 7 años y no a los 4 o 5 años actuales. Según los firmantes, esta modificación se pondría en consonancia con la “abrumadora evidencia” que demuestra que “mientras más tarde, mejor”. Esta es la filosofía en sistemas educativos de países como Suecia y Finlandia, que tienen mejor rendimiento académico y proveen mayor bienestar del niño. ¿Cuándo es mejor comenzar el cole?

Para establecer la edad de inicio y finalización de la educación obligatoria en un país se toman en cuenta muchas variables. “Una de ellas en la coincidencia entre los horarios familiares y escolares. En España, por ejemplo, los padres finalizan el horario laboral mucho más tarde que el escolar, a diferencia de los países nórdicos, que con estas medidas se pueden permitir el lujo de retrasar la edad de escolarización. La conciliación familiar es solo una de las variables que se tienen en cuenta”, explica el doctor Enrique Castillejos, presidente del Colegio Oficial de Pedagogos y Psicopedagogos de la Comunidad Valenciana.

Una posición similar tiene el doctor Jesús García Pérez, presidente Sociedad Española de Pediatría Social: “Hay que adaptarse a los tiempos. Antiguamente las madres se dedicaban al hogar, no tenían una reivindicación social y profesional como las que tienen ahora, por eso los niños se quedaban en casa con ellos hasta los 6 años que empezaba la escolarización. Si se alarga la entrada a la educación formal hasta que los niños tengan 7 años pero los padres trabajan, ¿quién se hace cargo de esos niños? Es fácil decirlo, pero hay que mirar las consecuencias y no tomar una decisión unilateral”.

Y suponiendo que existe una conciliación familiar y laboral ideal, cuándo sería mejor comenzar la escolarización para los propios niños.

A favor de comenzar cuanto antes está el argumento sobre la plasticidad del ser humano: “El neonato aprende nada más nacer, su red neuronal va a desarrollarse a partir del nacimiento y desde este punto de vista no hay un criterio que indique que sea necesario retrasar la escolaridad. Cuanto más aprende más capacidad tiene para aprender”, asegura el doctor Castillejos. En contra, que las enseñanzas propias de la escuela sólo se aprenden a partir de alcanzar cierta madurez.

“El desarrollo cognitivo de los niños empieza entre los 5 y 7 años. Lo ideal sería empezar la escolarización formal a los 6 o 7 años, que es cuando los niños empiezan a asimilar los conceptos que les enseñan en las escuela”, comenta el doctor García Pérez.

Otro de los argumentos que utilizan los expertos para retrasar la escolarización consiste en el aspecto lúdico de los primeros años.

“Las escuelas infantiles proporcionan un entorno muy lúdico y estimulante, donde los niños aprenden jugando, cantando, coloreando. El retrasar la escolaridad bajo el argumento de la formalidad de la enseñanza no parece acertado, y tampoco justifica un cambio de normativa», asegura el doctor Castillejos.

“Comenzar antes tiene beneficios conductuales”, prosigue el doctor Castillejos. “Un niño que a edad temprana se le enseña a estar con otros niños, tiene que compartir, ser solidario, seguir normas de juego. Pero no basta con comparar un niño escolarizado desde los 3 años con otro que no ha estado escolarizado, sino cuando tienen 8 o 9 años. A esa edad no se encuentran excesivas diferencias y esto puede ser explicado por la plasticidad y la capacidad de adaptación. La decisión deberían tomarla los padres en virtud de variables como la riqueza del entorno, si el niño tiene hermanos o si está permanentemente solo con adultos”.

¿Puede trasladarse la realidad de los países nórdicos a España? “Se hacen comparativas con los países que parecen mejores, sin tener en cuenta el contexto”, advierte el doctor García Pérez. “En España los niños empiezan la etapa escolar no obligatoria a los 3 años, y hasta esa edad están en las escuelas infantiles. Aunque hay una inversión social importante, aún no es suficiente para potenciar el apoyo que podría permitir ampliar la edad de inicio en la etapa escolar”.

El Norte de Castilla