Martes, 12 de diciembre de 2017

Dos quijotes de la cultura teológica actual 

. "Hemos optado por recomendar este libro de espiritualidad cristiana pensado y escrito por dos “quijotes” de la cultura teológica actual:

 

X. Pikaza y J.A. Pagola,

 

vascos ambos, de recias raíces cristianas, quienes desde dos perspectivas complementarias -exégesis y pastoral- entran en la entraña entrañable de Dios: la compasión, traducida ésta en obras concretas de misericordia".

Xabier Pikaza José A. Pagola. Entrañable Dios. Las obras de misericordia: hacia una cultura de la compasión, Verbo Divino 2015, 188 pp.

Escribe José Antonio Solórzano, pedagogo, pensador, de la Orden de los Predicadores de Santo Domingo de Guzmán, en este año de la Misericordia, que es el año de Don Quijote.

José Antonio Solórzano
HACIA UNA CULTURA DE LA COMPASIÓN (21rs)

http://www.21rs.es/es/noticias/4224_Hacia-una-cultura-de-la-compasion.html.

Es el Año de El Quijote. Hubiera bastado con insistir sobre la necesidad de volver sobre su lectura si es que nunca se fue a él, para dar sentido a esta “blog de lecturas” aconsejables. No se puede decir “El Quijote está muy visto”; visto puede que sí, pero ¿leído? Eso ya es otro cantar. No dudo de que este año somos muchos los que nos hemos propuesto releer El Quijote y algunos leerlo por vez primera. Es un sano propósito para ahuyentar la poca afición a la lectura. Un 36% de españoles ni tan siquiera lee un libro al año, aunque la media de lectura por español es de 10,3 libros. Ya se sabe lo que las estadísticas enmascaran. Pero dejemos a Don Quijote vagar por sus campos de Montiel y que siga deshaciendo entuertos, uno de ellos el de la poca estima lectora entre sus compatriotas, verdaderos gigantes/molinos de viento de la ignorancia.

Nosotros, esta vez, hemos optado por recomendar este libro de espiritualidad cristiana pensado y escrito por dos “quijotes” de la cultura teológica actual: X. Pikaza y J.A. Pagola, vascos ambos, de recias raíces cristianas, quienes desde dos perspectivas complementarias -exégesis y pastoral- entran en la entraña entrañable de Dios: la compasión, traducida ésta en obras concretas de misericordia.

Escribo como dominico y como tal puedo decir que sus planteamientos (que no son suyos, sino del mismo Jesús) encajan de lleno en el sentido/orientación de la vida y predicación dominicana entendida ésta como “predicadores de la gracia y de la compasión”. Pareciera que ambos hubieran pasado por aulas dominicanas. Y no. Su amplia formación teológica nos hermana en ese denominador común de realidad evangélica: la compasión, clave de bóveda de la predicación de Jesús sobre la instauración del Reino: “Sed compasivos como vuestro Padre”.

Desde esa óptica está orientado este estudio hondo, pero muy cercano y digerible. Un recorrido bíblico-pastoral que fundamenta no solo la actuación de Jesús y sus propuestas, sino lo que, en definitiva, debe ser la vida de sus disçicpulos, nosotros, en el día a día. Un libro que remece nuestras entrañas y que nos asemeja al Dios entrañable, que actúa dentro, porque el Reino ya está entre nosotros, dentro de nosotros, si acogemos a todos, en especial a quienes son los preferidos de Dios, los que más nos y le necesitan, por mucho que digamos que Dios es para todos por igual, pero no todos LE acogemos por igual.

“Hay que hablar de justicia, sí, pero de una justicia que nace de la compasión y que introduce en el mundo una nueva dinámica y una nueva dirección. La compasión lo dirige e impulsa todo hacia una vida más digna para los últimos”, señala Pagola. Con mano firme, ambos nos van llevado por las trojes entrañables del Dios misericordioso; desmenuzan con sentido bíblico-pastoral cada una de las “obras de misericordia” a las que estamos provocados y convocados a hacer vida real.

Evoocar es fácil y hasta bonito. Lo difícil es provocar y convocar y no digamos convencer. Este “tándem” de estudiosos, Xabier y José Antonio (Joseba Andoni) muy de la escuela vasca, práctica, donde la pastoral se vive en una dimensión comunitaria intensa y donde los miedos están superados para poder hacer propuestas reales y comprometedoras, fundamentan muy bien lo que dicen para crear una nueva cultura de la compasión..

Los autores han tenido la buena osadía de señalar “otras obras (de misericordia, más allá de las ya conocidas) que podrían haberse incluido”: acoger y educar a los niños, perdonar las deudas, liberar a los esclavos, repartir las tierras, compartir los bienes, acoger a los refugiados y algunas más que, sin duda, pueden “ocurrírsenos” a cada uno según el lugar donde nos haya colocado el Señor, a poco que se tengan los ojos del corazón abiertos y la mente sentiente despierta. No hay que pensar mucho para saber qué debemos hacer para vivir la espiritualidad del Dios clemente y misericordioso.

El epílogo mariano, con seis aspectos del Cristo misericordioso, actitudes claras y concisas que sin duda Jesús aprendió en la escuela de Nazaret, en el hogar familiar, con esa sensibilidad fina que su madre María poseía para todo lo que fuese compasión, clemencia, misericordia, -no en vano le rezamos a María “vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos”- acogida, apertura, perdón, cierra este ensayo teológico-espiritual, que va más allá de un “ensayo” y que no es sino una “propuesta firme” que atraviesa toda la historia; propuesta y realidad válida para los creyentes de cualquier religión. Cada capítulo lleva unas preguntas finales para la reflexión personal y el estudio grupal.

No es un libro “piadoso” aunque rezuma piedad, sino que es un libro con fundamentación, con sensibilidad sin sensiblería. Es un libro con enjundia para la formación espiritual, mental y cordial de cada uno. Léanlo sin miedo. Se lee muy bien, es muy ágil. Fíense de sus autores y de nosotros. Déjense de prejuicios y adéntrense “sin compasión”, llevando toda la compasión en el alma.