Martes, 12 de diciembre de 2017

“A la Universidad de Salamanca no se le está sacando todo el rendimiento”

El responsable regional lamenta que las políticas universitarias de la Junta “no están funcionando”
Faustino Temprano, responsable regional de UGT (Foto de Álex López)

El secretario general de UGT Castilla y León, Faustino Tempranoha destacado la importancia que para la ciudad representa la Universidad, manifestando que es “el eje vertebrador”. El dirigente sindical ha participado en la jornada de UGT Salamanca que ha dado a conocer el estudio ‘La parte y el todo. Impacto económico de la Universidad de Salamanca’, dirigido por el catedrático Rafael Muñoz Bustillo, asegurando que este informe ayudará a Salamanca “siempre y cuando se tengan en cuenta las conclusiones del estudio”. Sin embargo, considera que “no se le está sacando todo el rendimiento necesario” a esta institución académica.

Temprano apuntó a varias causas, entre ellas que la institución “no se está vendiendo bien, es necesario más marketing”, aunque reconoció el prestigio que tiene en España. La USAL, explicó, tiene los mismos problemas que el resto de universidades públicas de Castilla y León, la falta de políticas universitarias adecuadas, “que no están funcionando bien y es una responsabilidad de la Junta de Castilla y León”. También remarcó la necesidad de invertir “mucho más dinero destinado a la investigación” en las universidades.

En esta línea, afirmó que desde la Consejería de Educación se debe tener más en cuenta la opinión de las universidades y las necesidades de cada institución. Asimismo, considera que es imprescindible que se establezcan prioridades. “No puede ser que todas oferten los mismo grados o que haya carreras que no se puedan cursar por falta de alumnos, hay que ir hacia una especialización”. Además, indicó Faustino Temprano, hay que preparar a los universitarios para que tengan alternativas a un puesto de trabajo “porque es lamentable que Castilla y León tenga los mejores estudiantes y los más preparados que después tienen que emigrar para buscar trabajo”.

Temprano apuntó que los recortes de la Administración  central y regional durante los años de crisis “han influido en la Universidad”, de ahí su rechazo, insistiendo en que se debe volver a la situación de 2009 porque “los recortes no han servido para nada, y la educación universitaria debe ser fundamental”.

Un impacto de la Universidad de casi 1.000 millones

El informe, presentado el pasado mes de marzo en la Universidad, recoge que, solo de las transferencias de las administraciones públicas, por cada euro invertido en la USAL se generan algo más de seis y que el valor añadido supone un 0,92% del PIB de Castilla y León y un 7% de Salamanca. En materia de empleo, la USAL aporta directamente 3.663 empleos, de los cuales 2.877 son equivalentes a tiempo completo, pero este estudio incide en los 7.604 empleos indirectos, con lo que la universidad asume el 1,27% del empleo total de Castilla y León. En términos generales, se puede cuantificar el efecto económico de la Universidad en cerca de los mil millones de euros (920 millones).

Entre los datos que ofrece este estudio, destaca que la USAL de es una de las universidades españolas con mayor capacidad de atracción de alumnos extranjeros y de otras comunidades, con un peso en el sistema universitario español sea del 2%.

Por otra parte, el peso de los estudiantes universitarios sobre el total de la población del distrito es el segundo más alto de España, con el 4,9%, solo por detrás de Granada. Este volumen implica un fuerte impacto económico, que se traduce en casi 160 millones, más los 19 millones que aportarían los amigos y familiares que visitan a los estudiantes, los 6 millones que dejan los estudiantes de Cursos Internacionales y los 3 millones que inyectaron en la economía los 170 congresos y reuniones científicas asociados a la Universidad de Salamanca. A estos datos hay que sumar la demanda de bienes y servicios de la propia Universidad, 43,2 millones de euros, y el consumo de bienes y servicios por parte de sus trabajadores, que asciende a 92,3 millones de euros.

Fotos: Alejandro López