Domingo, 17 de diciembre de 2017

Podemos Unidos, ¿de radicales a socialdemócratas?

Todavía estoy asombrado desde que hace unos días el líder de Podemos definiera a su coalición como socialdemócrata, señalando además que representaba la nueva socialdemocracia frente a la vieja del PSOE. Tamaña impostura ideológica no se había visto nunca en nuestro país hasta ahora cuando el “sorpasso de Julio Anguita amenaza al PSOE.
Realmente no estamos ante un juego de siglas o de palabras, no es cuestión como afirman partidarios de Podemos de que su partido es social y democrático, no es una cuestión semántica  solamente, estamos ante un intento de conseguir réditos electorales a costa del PSOE practicando el filibusterismo ideológico. 
¿Qué pensaría el ciudadano del Partido Popular si en campaña electoral se reivindicara de centro izquierda?, pues una cosa parecida es lo que está haciendo Podemos Unidos.
Podemos, igual que Izquierda Unida provienen de una tradición ideológica radical, de extrema izquierda y comunista, lo cual no es criticable, en democracia cada partido y cada ciudadano puede asumir las propuestas ideológicas que le parezca, y tan legítimo es reivindicarse comunista, como conservador.
 Sin embargo, cómo es posible si su programa, sus líderes, sus objetivos son radicales afirmar que es una coalición Socialdemócrata?. Desde cuándo el patrocinador de Pablo Iglesias, el comunista Julio Anguita  y el propio Alberto Garzón, coordinador  de Izquierda Unida se han hecho socialdemócratas? Y qué decir de los afiliados de Izquierda Unida y de sus líderes que han atacado con dureza durante años a la socialdemocracia?, ahora en vísperas electorales se han vuelto socialdemócratas?.
Insisto no estamos ante un juego de palabras, sino ante un caso fragrante de engaño ideológico con el fin de destruir al Partido Socialista, es como su programa electoral disfrazado de catálogo de IKEA a 1,80 euros.
La corriente Socialdemócrata representada por el Partido Socialista español tiene una larga historia de defensa de los derechos sociales y económicos de los ciudadanos y por supuesto de la lucha a favor de las libertades democráticas en toda Europa. 
De hecho, el propio concepto de Estado del Bienestar, es decir el pacto social por intermedio del Estado para reducir las desigualdades sociales tiene el marchamo socialdemócrata desde que allá por los años 20 del siglo pasado el Partido Socialdemócrata Sueco iniciara el combate contra las desigualdades priorizando la educación universal y gratuita y la sanidad pública. 
Ahora que se critica tanto los recortes sociales en educación y sanidad por parte del Partido Popular, se suele olvidar que fue el PSOE en los años 80 quien inició la construcción del Estado de Bienestar en España, no solo con leyes educativas que garantizaban la extensión de la educación a todos los ciudadanos, algo que no ocurría con anterioridad, sino con la Ley de Sanidad de 1985 que generalizó el sistema público de Salud y dio sanidad universal a todos los españoles, además de universalizar las pensiones públicas.
Se puede criticar al PSOE muchas de sus incoherencias y errores graves y el no haber sabido renovarse a tiempo, pero no se puede negar el enorme esfuerzo a favor de la mayoría de los españoles que ha llevado a cabo, desde la lucha contra la Dictadura de Franco a hoy. Por eso es vergonzoso que una coalición recién nacida Podemos Unidos apele a esos trucos para conseguir votos del caladero socialista.