Sábado, 16 de diciembre de 2017

‘La fiscala’, virtud y miseria en el ser humano

Con crudeza el libro narra las virtudes y las miserias del ser humano.  Nos retrata a los hombres y mujeres de todos los tiempos

Carmen Prada firmando ejemplares de su último libro

Este año  la escritora Carmen Prada Alonso presentó su libro "La fiscala", publicado por la editorial Desván. La lectura de las primeras páginas me impactaron, porque no voy a negar que ese fue el hilo conductor que me llevó hasta el epílogo de esta obra. Y fue el tema de las migraciones, sus complejidades y consecuencias. Además de toda una radiografía del comportamiento humano.

Cada lector penetra en el libro y se va alimentando de él, extrayendo los nutrientes que más le interesan. Por ello destaco  a la protagonista de la novela: Adelina, una mujer  de aquellas que antaño cargaban con todo el peso de la saga familiar. Desde su adolescencia tiene que guardar los secretos de su parentela, la imagen familiar cara a una sociedad cerrada y juzgadora, además de ser el pilar que mantiene la estabilidad del clan. Desde su nacimiento, nuestra protagonista es la conexión entre sus ancestros y sus descendientes. Es una correa de transmisión de legados  favorables y desfavorables;  la permanencia del amor, el enfrentamiento a la muerte... Para ello se aferra a las tradiciones eclesiales, a unas normas que no logran que al final parte de la familia se descomponga.  Y que ella quiere transmitirles a sus descendientes olvidando que Dios no tiene nietos. No obstante, es esa fe que pelea por mantener la que al final se constituye en un pararrayos que le permite escamotear las tormentas de la vida, y hasta la traición de los hijos, las disputas por los bienes materiales. Y mantiene esa perseverancia para cumplir con todo lo pactado en esa Casa Grande de la infancia, trayendo esperanza para los espíritus atormentados.

Con crudeza el libro narra las virtudes y las miserias del ser humano.  Nos retrata a los hombres y mujeres de todos los tiempos.

El título de la novela, "La fiscala", nos lleva erróneamente a pensar que se trata de alguien que ejercía tal cargo, pero no, era nada menos que la mujer del Fiscal de un pueblo. Mantener  la cara reluciente de la familia será su mayor propósito. Ella será el cordón umbilical entre el inicio y final de la novela; con su nacimiento se anuncia una interesante historia familiar, acompañada por dos guerras que marcaron la vida de España, la Guerra Civil y aquella otra de ultramar cuando Cuba era todavía una colonia. Ella será la encargada de mantener la historia familiar gestada tanto en España como aquella otra esbozada gracias a la  migrancia.

Esta mujer tuvo que soportar los avatares de la posguerra, y se había acostumbrado a esa extraña seguridad que no quiere abandonar cuando, más tarde, llegaron  nuevos aires de libertad sobre España. Se da cuenta de que en esa Cuba donde existen retazos de su historia ya no había guerra de la independencia sino el comienzo de un  nuevo régimen.

Al final, quitadas las máscaras, se le develan todos los secretos que aún se mantenían sellados y tiene que degustar  los sabores de la deslealtad, pero también, por fin, llega a constatar que lo único que no merma es el amor.

Lograda novela la de Carmen Prada. Os invito a leerla. Estas son apenas unas sencillas pinceladas.

Jacqueline Alencar