Jueves, 14 de diciembre de 2017

Listas de espera en rehabilitación

La OMS define la Rehabilitación en medicina como: El conjunto de medidas sociales, educativas y profesionales destinadas a restituir al paciente minusválido la mayor capacidad e independencia posibles” y el informe mundial sobre discapacidad, elaborado también por la OMS y el Banco Mundial nos advierten de que: Las necesidades de rehabilitación no satisfechas pueden retrasar el alta médica, limitar las actividades, restringir la participación, deteriorar la salud, aumentar la dependencia de la asistencia de terceros y disminuir la calidad de vida. Estos resultados negativos pueden tener amplias repercusiones sociales y financieras para las personas, las familias y las comunidades”

Atendiendo al contexto de tales referencias, nos damos cuentas de que los Servicios de Rehabilitación de la provincia de Salamanca no cumplen con estas recomendaciones. Los pacientes de rehabilitación, tanto del ámbito rural como urbano, son los grandes olvidados en las interminables listas de espera. Hace mucho tiempo que el aumento de la demanda se ha disparado, en unos casos, por la masificación de los procesos crónicos y agudos y en otros por la falta de profesionales. Estos problemas y otros muchos, están dejando a los usuarios en situación de preocupante  desprotección.

Salamanca dispone de un Servicio de Rehabilitación de atención especializada, localizado en el edificio de maternidad, donde se  concentran todos sus recursos, si bien es cierto, que Béjar, es el único Centro rural de Rehabilitación que dispone de dos profesionales de media jornada de atención especializada, el resto de centros como Ciudad Rodrigo, Peñaranda y Vitigudino solo disponen de  efectivos de Atención Primaria. La falta de coordinación entre Atención Especializada y Atención Primaria está obligando a que pacientes del medio rural que han sido intervenidos o tratados en los hospitales no puedan ser atendidos en los Centros de Rehabilitación de sus comarcas, al no disponer de efectivos las Atención Especializada para estos casos. Muchos de estos pacientes, cuando llega su turno, tienen que ser desplazados, en ambulancias, a Salamanca al Servicio de Rehabilitación de los Hospitales que cuenta con  una lista de espera de casi un año.

Si bien la Atención Primaria, tiene cubierto de efectivos sus Centros de Rehabilitación, hay que señalar, que también, acumulan importantes listas de espera. Al trabajan con protocolos muy cerrados y concretos dejan fuera muchas patologías.

De todos es sabido que una intervención rápida de rehabilitación es fundamental, sobre todo, para minimizar el daño al paciente y acortar el tiempo asistencial. No tiene sentido que se recorten recursos humanos y materiales para luego despilfarrar, con ocurrencias y disparates, que encarecen más el servicio. Muchos de los problemas que padecen los Servicios de Rehabilitación no son solo económicos, que también, sino fruto de la mala gestión y sus consiguientes consecuencias que repercuten en la calidad del servicio. También la falta de coordinación entre, la atención primaria y la atención especializada, está  impidiendo optimizar los recursos disponibles.

Es evidente que los usuarios están en situación de desprotección, de nada sirven las normas y decretos elaborados por la Consejería de Sanidad sobre los plazos de garantías asistenciales si a la hora de aplicarlos no se respetan.