Martes, 12 de diciembre de 2017

El bloqueo de la situación política y el descontento ciudadano

Una vez más estamos en campaña electoral, aunque tengo la impresión de que llevamos en campaña más de un año, desde que el presidente Rajoy decidió dejar de gobernar y esperar el “santo advenimiento” en unas elecciones generales, a la espera de que si no ganaba pudiera echar la culpa al PSOE o a los ciudadanos por no haberle votado. 
Desde entonces y con un Gobierno que no Gobierna contemplamos a candidatos, partidos y redes sociales aburriendo al personal con más de lo mismo. 
El PP subraya lo bien que lo ha hecho, la mejora de la economía?, el sentido común?, la responsabilidad ante Europa? y lo malos que son los demás, el PSOE porque no quiso apoyar la investidura de Mariano, llamada eufemísticamente Gran Coalición, Podemos-IU porque representan el Comunismo Internacional que viene a clavar sus garras sobre España a pesar de su derrota en 1939. Y qué decir de Ciudadanos?, ignorancia y desprecio, porque siendo un partido de derechas no apoya al Partido Popular. 
De alternativas a los problemas de los españoles no hemos oído nada o casi nada y no solo en el caso del PP, cuyo programa electoral es sencillamente mantenerse en el poder a toda costa, sino de los demás partidos viejos o nuevos. 
La alternativa programática de Podemos-IU depende de quien hable, Pablo Iglesias, Errejón o Alberto Garzón, se dice que es un programa de mínimos pactado entre IU y Podemos pero las contradicciones en los discursos de los candidatos son sonoras, mientras Alberto Garzón habla de nacionalizar empresas esenciales, incluso apelando a artículos de la Constitución de 1978 que dice que no le representa. Pablo Iglesias calla sobre el tema como si no fuera con él. 
Los planes de ayudas presentados en la campaña del 20 D con un coste de 90000 millones de euros ahora apenas se mencionan, etc. ¿Y Rivera, qué dice el líder de Ciudadanos? Pues poquito, que no se puede discutir con Mariano Rajoy y que gracias a él se acabó la corrupción en Andalucía. 
Respecto a Pedro Sánchez, el político que va camino del martirio, apedreado por los suyos y despreciado por la Vieja-Nueva Izquierda de Unidad Popular-Podemos que, fiel a Julio Anguita, sigue con la martingala del sorpasso”, hace lo que puede, por lo menos es el único que ha presentado una propuesta, discutible pero propuesta a uno de los más graves problemas que tenemos en España, el secesionismo de Cataluña. 
No es alternativa  en cambio el falso y engañoso concepto de plurinacionalidad de Podemos como sabemos los que conocemos el significado del término, ni mucho menos un referéndum convocado por el Gobierno central sobre la secesión de Cataluña, violando el procedimiento de reforma de la Constitución de 1978 establecido en el propio texto constitucional.
Y sobre los problemas de los españoles? Cuál es la alternativa al paro y a la creación de empleo no precario?, cuál es la propuesta para el envejecimiento de la población y el agujero de las pensiones públicas?, cuál es la alternativa a una agricultura pendiente siempre de las subvenciones con campesinos viejos y jóvenes que abandonan el campo?, cuál es la alternativa a la crisis de la Unión Europea y al oscuro Tratado Comercial que se está intentando firmar con Estados Unidos?, ¿Qué proponen los diversos partidos sobre la Reforma urgente del Sistema educativo?. Yo apenas he oído nada de nada en la declaraciones de los candidatos y los portavoces de los partidos. Confío con poca esperanza que los partidos rectifiquen y miren la realidad ciudadana en la próxima campaña electoral y dejen de vendernos milongas.