Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Recomendaciones para prevenir los daños derivados de las altas temperaturas

El objetivo es reducir los efectos negativos del calor sobre la salud, especialmente en los grupos más vulnerables: ancianos, niños y enfermos crónicos
Salamanca tendrá en los próximos días unas temperaturas algo más altas

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad activa mañana el Plan Nacional de Acciones Preventivas contra los Efectos del Exceso de Temperaturas. El objetivo del Plan nacional es prevenir y mitigar los efectos negativos que el calor excesivo puede tener sobre la salud de los ciudadanos, especialmente en los grupos de riesgo o más vulnerables, tales como ancianos, niños y enfermos crónicos, así como en las personas que trabajan o realizan esfuerzos al aire libre.

Como en años anteriores, el Plan para prevenir los efectos de las altas temperaturas permanece activado desde el 1 de junio hasta el próximo 15 de septiembre. Además desde el pasado año, existe un seguimiento en los quince días previos y el mes posterior a este periodo para el caso de que fuera necesaria una activación del Plan Nacional debido a unas temperaturas anormalmente elevadas que requieran una activación previa o una re-activación del Plan.

Para minimizar los efectos negativos del exceso calor sobre la salud, especialmente en las personas más vulnerables, desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad se insiste en un decálogo de recomendaciones generales:

- Beba agua o líquidos con frecuencia, aunque no sienta sed y con independencia de la actividad física que realice.

- No abuse de las bebidas con cafeína, alcohol o grandes cantidades de azúcar, ya que pueden hacer perder más líquido corporal.

- Aunque cualquier persona puede sufrir un problema relacionado con el calor, preste especial atención a bebés y niños pequeños, mayores y personas con enfermedades que puedan agravarse con el calor y la deshidratación, como las patologías cardíacas.

- Permanezca el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados, y refrésquese cada vez que lo necesite.

- Procure reducir la actividad física y evitar practicar deportes al aire libre en las horas más calurosas (de 12.00 a 17.00).

- Use ropa ligera, holgada y que deje transpirar.

- Nunca deje a ninguna persona en un vehículo estacionado y cerrado (especialmente a niños, ancianos o enfermos crónicos).

- Consulte a su médico ante síntomas que se prolonguen más de una hora y que puedan estar relacionados con las altas temperaturas.

- Mantenga sus medicinas en un lugar fresco; el calor puede alterar su composición y sus efectos.

- Haga comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, zumos, etc.).